El Fin de la Infancia: la agonía de nuestra pubertad colectiva.

Título original: Childhood’s end The agony of our collective puberty.

Por Jay Weidner y Sharron Rose

Traducido por FTG

El paso de la infancia a la edad adulta sucede cuando el niño empieza a darse cuenta de que la vida es dura, la muerte es segura, y las posibilidades son bastante buenas de que él o ella tengan que luchar por el resto de su vida. Estas duras realidades nos alejan del idealismo, la ingenuidad y las ilusiones de la juventud. También este proceso de maduración causa en los jóvenes a tener una nueva comprensión de lo que significa la responsabilidad y la administración, así como el deseo de dejar huella sobre la realidad y hacer del mundo un lugar mejor. Este proceso se produce como resultado de la experiencia y de la información. Cuando un joven reúne más información a través de la experiencia de la vida él o ella llegan a ciertas conclusiones inevitables.

La investigación inicial en la vida implica el consumo de grandes cantidades de información. Parte de ella es fascinante y cambia la vida, pero es triste decirlo, la mayoría es inútil dentro de los confines de la vida diaria. A medida que uno madura, uno empieza a aprender el arte del discernimiento y a tejer su camino a través de la información, descartando lo que no es útil y manteniendo la que lo es. Así es cómo la información se convierte en conocimiento. Una vez que la información ha ido más allá de los hechos y se ha entretejido en un flujo coherente de conocimientos, un cierto tipo de confianza es engendrada en el individuo.

A medida que captamos y comprendemos el mundo que nos rodea a través del proceso de convertir la información en conocimiento, empezamos a ganar experiencia en una multiplicidad de diferentes facetas de la realidad. Cuando una persona madura su pensamiento, él o ella obtiene un mayor conocimiento y experiencia de la multitud de aspectos aparentemente dispares de la realidad hasta que llegan a una clara cohesión de pensamiento y de mayor nivel de conciencia. Este nuevo nivel de conciencia se produce cuando el individuo comienza a mirar hacia el exterior no sólo para percibir los hechos y las fuerzas que dan forma a nuestra realidad, sino que se enfoca hacia el interior digiriendo y destilando todo lo que ha aprendido y experimentado. Este proceso de maduración, el cual ocurre más tarde en la edad adulta, es llamado gnosis o sabiduría.

Una clave para este proceso es el descubrimiento y la comprensión del poder engañoso inherente a las cantidades masivas de manipulación e impresión psicológica que ha tenido lugar en el transcurso de la vida. Mientras esto ocurre, se gana la habilidad de percibir la realidad desde una perspectiva más elevada y separar de la tormenta de antojos emocionales y adicciones psicológicas, que han velado su conciencia innata y la cohesión como un ser humano. A través de este proceso, uno aprende a discernir con claridad y decidir cuál de estas variedades de conocimiento es importante y significativo para su vida y lo que no lo es.

La recogida de información y experiencia es el primer nivel de este proceso. La actividad de convertir la información en conocimiento es la segunda parte. Convertir el conocimiento en sabiduría es su aspecto final. Nuestra juventud es relativamente corta, confusa y a menudo caótica información. La escuela, instituciones religiosas y los medios nos llenan la cabeza de gigabytes de información. En el momento en que la mayoría de nosotros llegamos a la pubertad, el exceso de información que ha sido vertido en la cabeza hace que la mayoría de nosotros nos mareemos. Es en esta etapa de la vida donde ocurre la separación de aquellos que van a tener un efecto sobre el futuro del mundo y aquellos que no. La súbita comprensión de que la vejez es inminente, la muerte es segura, y trabajar para vivir es una necesidad hace que un gran número de personas se alejen del acto de recogida de información. Dejan de leer. Dejan de hacerse preguntas. Ellos ya no están interesados ​​en el flujo y reflujo de los mecanismos de una realidad más amplia. Ellos se convierten en adormecidos, hastiados, cínicos, derrotados y desensibilizados de la extraordinaria fuerza y belleza del regalo de la vida humana. El segundo grupo abarca la increíble variedad de información que se les ofrece y por la pubertad están convirtiendo la información en conocimiento. En este momento de su vida, a través de la devoción, el enfoque y la disciplina, estas personas comienzan a sobresalir en sus áreas elegidas de exploración ya sea matemáticas, ciencia, deportes, artes y muchos otros campos de emprendimiento.

Mucho tiempo después de la universidad, el nacimiento de los hijos, y la ansiedad sobre el empleo, si tienen suerte, un maravilloso nuevo proceso mental maravilloso comienza. Se inicia a finales de los 30 y 40. Las conexiones sinápticas en el cerebro que fueron desconectados unas de otroas con anterioridad ahora se han tejido a sí mismas en una situación en la que los innumerables vainas de conocimiento comienzan a interconectarse. Revelaciones, visiones y comprensión de sus propios dones y lugar único en la naturaleza de la experiencia humana comienzan a ocurrir. Esta interconexión de pensamientos destila experiencia en sabiduría. Este siguiente nivel de discernimiento, no sólo engendra la creación de libros, películas, tratados filosóficos, invenciones e innovación, sino que también trae consigo una cierta paz interior y la sensación de plenitud de la que los inmaduros carecen.

Sumergidos por completo en la vida y la expresión creativa, el miedo a la muerte comienza a retroceder. Desde esta elevada perspectiva espiritual, los que alcanzan la sabiduría comienzan a mirar el mundo que les rodea y dan testimonio de las evidencias dispuestas delante de ellos. Sí, la visión de conectividad, belleza y maravilla que inspiran su búsqueda aún vive dentro de sus corazones. Sin embargo, al mismo tiempo, la evidencia innegable de una realidad patética e inmadura llena de destrucción, división, nihilismo, egoísmo, avaricia y depravación sexual está siempre presente. Hay una razón por la qué a los estudiantes no se les permite estudiar la Cábala (Kabbalah) hasta que tienen 35 años de edad. El intelecto humano no puede ser lo suficientemente maduro hasta esa edad para comprender plenamente la dinámica interna de la Cábala o cualquiera de las otras tradiciones espirituales y esotéricas profundas que han sido dejadas para nosotros.

Hasta alrededor de 1992, la raza humana vivió y operó de una manera muy aislada. Hasta la invención del teléfono, el telégrafo, el automóvil y el tren en la década de 1900 las personas estuvieron aún más aisladas. En realidad, solamente en los últimos 50 años es cuando la raza humana se ha vuelto plenamente consciente de las vastas y variadas culturas, lenguas y pueblos que existen sobre la Tierra.

Pero en 1992, algo sucedió. Mientras que la mayoría de la raza humana antes eran como niños aislados en el bosque rodeado de lobos, confusos y simplistas, en 1992, el primer flujo coherente de información ha sido puesto en libertad en todo el planeta al mismo tiempo. Fue llamado apropiadamente la World Wide Web (Internet). Por primera vez en la historia humana, cualquier ser humano que tenía un ordenador portátil o un ordenador podía acceder a toda la información relativa a la gran riqueza de la historia humana, su experiencia y expresión.

Este cambio fue desconcertante y confuso al igual que lo fue la escuela cuando la empezamos por primera vez. Una sorprendente recopilación y expansión mental de los mejores y los peores aspectos de la actividad humana, Internet nos abrumado con hechos, distracciones, desinformación, mentiras, distorsiones, esperanzas y temores, todo. Se convirtió en un espejo de lo que somos como especie y el reflejo de nuestra psique colectiva. Los críticos surgieron denunciando que Internet era un revoltijo de ideas falsas, un libertad para todos, un lugar donde un ama de casa en San Antonio tenía el mismo poder y voz que un columnista del New York Times. Se puede decir con seguridad que Internet ha sido y es una tierra de increíbles oportunidades, confusión masiva y una de las herramientas más importantes que jamás haya sido inventadas por la raza humana.

2012 representó el 20 aniversario de este gran evento. A lo largo de este tiempo, a través del consumo, la digestión e integración de grandes cantidades de información, muchas personas han empezado a notar que hay un despertar espiritual ocurriendo. Es sólo un ruido por debajo de la superficie, pero todos podemos sentirlo. Cada vez más tenemos la sensación de que tiene que haber algo más en la vida humana que la esclavitud a las manipulaciones y los caprichos de lo que muchos llaman Los Controladores. Elevándose como una poderosa marea, el anhelo colectivo por una mayor claridad, intimidad, comunidad y armonía es el resultado de 20 años de interminable información siendo vomitada por Internet.

Desde nuestra metafórica perspectiva , la raza humana en los últimos 20 años ha pasado de ser un bebé lactante perdido en el bosque a un joven adulto postpubertad. Los mismos procesos que convierten a un niño en un adulto son los mismos procesos que están ocurriendo en todo el mundo en este preciso momento en el tiempo. Al principio, como la escuela, Internet era un revoltijo de información que estábamos recibiendo a pesar de siquiera cuestionarnos o entender por qué lo hacíamos. En la escuela estábamos alimentados a la fuerza por la perspectiva condicionada prevalente en las matemáticas, lectura, ciencias, historia, filosofía y mucho más, sin siquiera saber por qué nuestros maestros pensaban que estas cosas eran tan importantes. Más tarde, cuando maduramos, nos dimos cuenta de que muchas de estas habilidades, que habíamos aprendido más temprano y que con frecuencia pensábamos que no eran necesarias, de repente eran herramientas muy útiles en el juego de la vida. Los últimos 20 años han sido un viaje de recolección de millones de bits de información, en gran parte inútiles para nuestro crecimiento y madurez física y espiritual como seres humanos.

Ahora el segundo nivel de este proceso se está iniciando. Todos los secretos, la corrupción, la guerra, las razones de las guerras, la comprensión del sistema monetario, la constatación de que las conspiraciones no son teorías, la destrucción del medio ambiente y el naciente conocimiento de que todos los miembros de la raza humana tenemos mucho más en común de lo que jamás supimos antes, se han hecho evidentes para una gran parte de la humanidad. Esto viene a enfrentarse con los más oscuros y más claros aspectos de la integridad del ser humano por personas de todo el planeta marca el inicio de la maduración de la especie humana. Aunque todavía no somos sabios. Pero estamos despertando y tomando conciencia de lo que hay que hacer.

El siguiente nivel en este proceso, al cual llamamos sapientificación y renacimiento espiritual de la raza humana, comenzará a producirse después del 2012. Debido a que Internet es tan maleable, podemos acelerar este loco proceso de sabiduría. Está claro que hay entre nosotros personas que son sabios. Algunas de ellas han creado sitios web que defiendan sus formas únicas de la sabiduría. Estos sitios están tomando las diversas ramas de conocimiento y la interconexión de los mismas para que el resultado genere una nueva visión aclarada de la realidad. Las personas inteligentes y exigentes se sienten atraídas por este tipo de sitios, por una razón fundamental. La información que están ofreciendo, y recordando que la información es la base de la sabiduría, es fidedigna. Los miembros de la raza humana que no han desistido de ver más allá del velo de la gran manipulación mental y emocional de la época, los que saben cómo relajarse, tomar una respiración profunda, sentarse en silencio y reflexionar sobre la información que se ofrece con mentes y corazones abiertos y juiciosos, están llegando todos al estado de sabiduría en este mismo momento. Ellos son los guardianes de la sabiduría del futuro. Estos son los iluminados quienes tienen, abordarán y ofrecerán soluciones a los múltiples problemas a los que nos enfrentamos colectivamente.

Esta dinámica mental, sucediendo a nivel colectivo a través de geografías, idiomas y culturas es el evento más convulso que ha sucedido en la historia humana. Serán estos guardianes de la sabiduría los que llegarán a entender que los muchos errores del pasado, desde las guerras a las fusiones nucleares y catástrofes ambientales son en gran parte el resultado de la naturaleza destructiva infantil de nuestros predecesores quienes indulgentemente exhibían los aspectos más viles y juveniles de sí mismos.

Si bien podemos perdonar los excesos de la juventud, sería imperdonable para nosotros permitir que estos excesos continúen. Ese proceso está comenzando ahora.

¿Qué podemos esperar de una sociedad pueril inmersa en un paradigma espiritual que nos ha enseñado a creer que los seres humanos son esencialmente, viles criaturas pecadoras, dominadas por un dios célibe, enojado y celoso? De esta manera no tenemos que ser sinceros o buenos o amar si podemos estar totalmente inmersos  en la mentira, el engaño y la corrupción con la seguridad de dispensa, que si simplemente “creemos” en alguna “fuerza alienígena”, o “dios” fuera de nosotros podemos ser ‘salvados’.

La información más importante que los seres humanos necesitamos comprender y enfrentar que nuestra infantil ignorancia, nuestra adicción a la distracción, ha permitido que una red criminal corporativa se apoderara de todo el planeta. La venidera sabia raza humana tiene que reconocer que el único camino hacia un futuro en el que se permita absolutamente la verdad, la libertad y la expresión, es encontrar una manera de deshacernos de esta red criminal corporativa. Durante los últimos diez años hemos estado asediado por las más oscuras historias de conspiración, las descripciones más aterradores de desastres, y los susurros de los rumores de una élite que nos gobiernan con mano de hierro.

Hacer frente a estas oscuras verdades es el primer nivel del proceso de maduración humana. Si la madurez es causada por nuestra comprensión de los aspectos más oscuros de la vida, si la madurez es el vaciado de ideas preconcebidas, la comprensión de que somos responsables de nuestras propias acciones, que la vida puede ser dura, a continuación, la maduración de la raza humana se producirá cuando lleguemos a entender la naturaleza oscura de esta red delictiva y la forma de deshacernos de ella.

Con el objetivo de que nosotros lleguemos a la sabiduría colectiva de los aspectos de este proceso, como colectivo vamos a tener que empezar a comportarnos como adultos. Sí, nuestra infancia fue muy divertida y llena de buenos recuerdos, los últimos 6.000 años de algazara en marcha, gritos, puñaladas por la espalda, viviendo entre fantasmas y dejándonos caer en nuestras fantasías más perversas puede haber sido divertido, pero en retrospectiva, altamente destructiva. Sin embargo, al igual que una persona joven en sus primeros años 20, estamos empezando a entender que nuestra sociedad, nuestro modo de vida, e incluso la especie humana también pueden morir, que no somos inmortales.

Con ese entendimiento, al igual que un joven adulto, la raza humana tiene que dejar de lado los hábitos destructivos de la juventud. Debemos darnos cuenta de que la adicción a los videojuegos sin sentido, los productos farmacéuticos, la violencia, violación del medio ambiente y mucho más son la expresión manifiesta de los últimos vestigios de la infancia. Una raza humana sabia desalentaría estas actividades. El argumento de que estas indulgencias debería incluso permitirse parecerían absurdas a una persona sabia y a una raza humana sabia.

La cresta de la ola de esta sabiduría barriendo a través de nuestro planeta está llegando a algunas conclusiones seriamente irrefutables acerca de nuestra situación actual. Al igual que el gordo, deprimido chico adicto a la comida que se despierta un día y se da cuenta que tiene sobrepeso y está sin contacto con la realidad, lo que le obliga a perseguir un estilo de vida saludable, que es donde estamos hoy como un colectivo. Nosotros, como raza estamos despertando al descubrir que estamos enfermos, corruptos, carentes de cualquier comprensión espiritual significativa, cínicos y arrogantes. Y ahora tenemos que limpiar nuestros actos.

Una persona sabia sabe que no puede volcar de forma continua desechos en el aire y el agua. Una persona sabia sabe que dejar caer el uranio empobrecido es un crimen contra la naturaleza y la humanidad. Una persona sabia sabe que en un mundo al revés, los dramas espirituales que llamamos religión se han corrompido. Una persona sabia sabe que ninguna persona debe tener el poder absoluto, que la centralización del poder es siempre una mala idea. Una persona sabia sabe que es imposible regular la condición humana. Entonces, ¿para qué molestarse?

El mundo después de 2012 va a ser estridente y desconcertante. El proceso de maduración, como la pubertad será extremadamente doloroso de observar. Pero alrededor del 2020, mucho después de que las hormonas hayan comenzado a apagarse y las espinillas hayan desaparecido, algo maravilloso va a suceder. La raza humana va a surgir como un hermoso, inteligente y perceptivo joven adulto. Y este joven adulto será lo suficientemente inteligente como para saber que el verdadero conocimiento y la sabiduría de sus mayores es lo más importante que pueden cultivar.

Si los Poderes Fácticos no destruyen la libertad en Internet y envenenan nuestro medio ambiente más allá de reparación, en 2030 nuestro neuro-sistema humano colectivo habrá madurado y se desarrollado en una gran fuente de la sabiduría colectiva. En esa situación, no se tomarán las decisiones de acuerdo a la cantidad de dinero que pueda hacerse, sino en cuánto beneficio pueda ser creado. Los rasguños y moratones de nuestra loca infancia serán reparados cuando veamos los pueriles restos de estas falsas vidas y derrames. Las centrales nucleares construidas en áreas donde los maremotos azotaron parecerán risibles a la raza humana que viene. El almacenando de armas nucleares, armas químicas, asumiendo una postura de la destrucción mutua asegurada y mucho más de nuestra experiencia actual parecerán tontas a la gente del futuro.

Debe tenerse en cuenta que este proceso reunirá mucha resistencia. Nadie se resiste con más ahínco que un niño. Podemos esperar innumerables rabietas en los próximos 20 años. Con el poder de despertar de Internet, el destape del fantasma, y ​​la creciente experiencia de nuestra verdadera naturaleza espiritual, nadie puede ocultarse de la verdad.

Cuando los artificios y las distorsiones de nuestros sistemas espirituales actuales han sido completamente finiquitados y arrancados de raíz, entonces nosotros como raza humana viajaremos colectivamente hacia un auténtico camino espiritual, centrado en el corazón, basado en la verdad, la belleza, el conocimiento directo, la ubicuidad de las fuentes y la tolerancia .

Las personas sabias conocen el valor de la verdad espiritual, pero también saben cuando alguien les está mintiendo.

Fuente aquí.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s