El Sueño Democrático ha terminado

Título original: The Democratic Dream is Over

Por Julian Rose  |  Waking Times

Traducido por FTG

En Occidente hemos vivido con esta cosa llamada “democracia” por unos pocos siglos.Ha sido un experimento importante, pero uno el cual, al final, ha tenido éxito en tragarse su propia cola en lugar de conducir a la sociedad a un lugar mejor.Ahora su tiempo se ha acabado y tenemos la tarea de poner algo realmente mejor en su lugar.

La definición más conocida de la democracia – pero de ninguna manera la primera – está consagrada en el Discurso de Gettysburg de Noviembre de 1863. Se proclama la democracia como “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, que – tal vez por una buena razón – estableció un fuerte énfasis en el “pueblo”.
Pero aquí también reside su debilidad;el pueblo (resultó) que tenía otras ambiciones que esta forma de autogobierno fue mal equipado para hacerle frente.Ni ellos particularmente quieren ser responsables de decidir y gestionar las complejidades del experimento que ellos habían firmado.Es decir, “La mayoría”.

Y es esta palabra “mayoría” la que encapsula el fracaso de la democracia, porque, como algunos de nosotros nos hemos dado cuenta, ‘la mayoría’ nunca ha estado en posesión de la visión y sabiduría necesarias para mover la sociedad hacia un objetivo meritorio.

Como mucho ‘la mayoría’ ha creado algo de justicia social que no había bajo la dirección de un regicidio (rey/reina) a menos que tales tuvieran una conciencia social.La Democracia de este modo se ha convertido en algo similar a una póliza de seguro personal, en la cual uno firma previamente a la política y pagó de la cobertura anual – a través de los impuestos.A cambio, uno tiene un tipo de garantía de que tendrá ciertos derechos inalienables “, respaldados por ‘la ley’.Una ley supuestamente diseñada para soportar esta forma de autogobierno, pero en realidad proporcionan una acogedora absorción de ingresos del nicho porel mismo elemento elitista de explotación que habían existido mucho antes de que el experimento democrático llegara.

Al final ha resultado que, lo que la mayoría quería en realidad estaba basado en el interés propio y no en una visión de una sociedad mejor para todos.Así que dar a ‘la mayoría’ el derecho a decidir quienes quieren ellos que dirijan su país – y lo único que ellos realmente eligen serán aquellos que han pasado la mayor parte de su carrera asegurando que “tienen sus intereses en el corazón ‘.Los intereses de ‘la mayoría’.

Una sociedad bajo el manto de la “democracia” por lo tanto nunca evoluciona.Más bien, simplemente gira en torno a los deseos y los temores del electorado.El deseo de ser “cuidado” y el temor de no ser atendidos.’La mayoría’ simplemente elige un montón de niñeras para que puedan salir a jugar, dejando la responsabilidad real de la forma y la función de la sociedad a otros – sobre todo a aquellos que disfrutan de coquetear con el poder que se les ha otorgado.

El electorado luego se queja en voz alta cuando se hacen las cosas por aquellos en quienes confiaron el poder – que no logran cumplir con sus aduladoras promesas preelectorales.Es un patrón de repetición constante que todavía no muestra signos de disminuir.Es la  ‘ley de la calle’ en acción: la voz sin dirección e incapaz, de una mayoría que fácilmente sucumbe a los poderes de los persuasores ocultos.

El pueblo, cuando esto significa “una mayoría” de los del pueblo, nunca han, sin embargo, en todo el curso de la historia, estado en posesión de la sabiduría y la visión que son los requisitos previos necesarios de una sociedad en evolución.Una sociedad pidiendo elevar su nivel de conciencia, la consciencia y la responsabilidad.

El experimento democrático es, pues, un instrumento totalmente inadecuado para salir de – e ir más allá – del lío en que estamos actualmente. Es simple ingenuidad la cual se desplega exhibida en manifestaciones donde se muestran pancartas mostrando que tal y tal ‘no es democrático ‘:’ el TTIP no es democrático “,” la OMC no es democrática “,” la evasión fiscal es antidemocrática “, etc.

Con los años, la democracia se ha formado en torno a una alianza inquebrantable con el capitalismo.El capitalismo es generalmente presentado como “democracia en acción”, en particular en relación con el “libre mercado” como la autoajustable silenciosa voz del pueblo.

De hecho, es en el mercado donde ‘la mayoría’ han puesto su fe;y abandonándonos en manos de quienes afirman haber dominado sus complejidades para operar de acuerdo a las reglas nefastas de la competencia y la codicia que dominan la economía global neoliberal que es la joya de la corona del imperio capitalista.

Una economía donde las corporaciones multinacionales tienen sus talleres en los países del Tercer Mundo donde pueden dar a ‘la mayoría’ exactamente lo que quiere: “comida barata” ropa barata ‘,’ coches baratos’. Eso amigos míos, es nuestra famosa democracia en acción … y los que dicen que “eso no es democracia” no se dan cuenta de que la mayoría votó a aquellos que condonan y ejecutan estas políticas profundamente explotadoras.Votados mediante el voto “elegido por mayoría”: la piedra angular agrietada del experimento democrático.

No sólo esto, sino cuando es desafiado por alguien que promociona los méritos del comunismo, viene la respuesta  “, pero el comunismo no es democrático” de este modo consciente o inconscientemente, levantando la bandera de la democracia como si fuera un símbolo de una sociedad libre y progresista.

Al igual que la religión y la mafia, la democracia se ha proporcionado una fórmula que ofrece protección para aquellos que prescriben a un sistema desigual de control por parte de unos pocos.Pone un buen brillo en lo que es, en realidad, un juego sofisticado de doble engaño.Un engaño que tiene sus raíces en la abdicación del electorado del control sobre su propio destino. Eligiendo en su lugar jugar como víctima de un sistema que ayudó a poner en su lugar.

Hoy en día, los ojos se están abriendo poco a poco a lo que es nosotros mismos hemos montado. Ya sea bajo el nombre de Conservador, Socialista, Liberal, Republicano, Demócrata o lo que sea – no hace la más mínima diferencia. Son simplemente entretenidas variaciones del mismo tema, y ​​que ese tema sigue siendo dominado y controlado por una sombría élite que tira en silencio de todas las principales cuerdas del poder y permitirá que el juego sea jugado estrictamente dentro de sus propios términos – y no más allá.

Entonces, ¿hacia dónde vamos desde aquí?

Por nosotros, me refiero a esa pequeña minoría pequeña que somos capaces de pensar racionalmente informados por la visión y la sabiduría.

Este grupo no puede ejercer ninguna seria autoridad sobre la sociedad que la rodea, porque – en una democracia – una pequeña minoría no puede formar la mayoría necesaria para convertirse en un órgano administrativo elegido. Pero al menos no vamos a negar que, un consejo de sabios ancianos debería estar al frente de los asuntos regionales, nacionales y globales, el mundo sería un lugar diferente.Los sistemas de valores deberían invertirse.En lugar de dinero, poder e interés personal egoísta que domina la escena, tendríamos valores humanos, profunda ética y justicia genuina, como las principales prerrogativas, dentro de una sociedad ecléctica y multi-étnica.

Todavía hay sociedades tribales que operan en un sistema de este tipo.Se les llama “primitivos” y son vengativamente vinculados a un miedoso mundo de vudú de brujos e indómitos chamanes.Cada intento que ha sido hecho para borrarlos del mapa – tanto físicamente como por nuestro ‘democrático’ Occidental de mentalmente elevado sistema de valores sobre este antiguo, “liderazgo de los sabios’ ha sido validado a lo largo del tiempo.

A medida que de nuevo nos encontramos nuestro verdadero equilibrio espiritual, nuestros pensamientos, naturalmente, vuelven la espalda a esta forma de sociedad de los sabios, porque es una respuesta orgánica a nuestras necesidades más profundas, reales y no necesidades superficiales.

No es extraño que las tribus indias de América del Norte fueran exterminadas o conducidas a “reservas” especiales;asimismo, las tribus nativas de América del Sur y los aborígenes de Australia. La “democracia” que les suplantó podría no tener ninguna posibilidad contra tales culturas tan profundamente arraigadas y en sintonía con la naturaleza.

El libre mercado capitalista necesitaba explotar sus territorios sagrados y arrancar el uranio, el oro y todos los demás metales preciosos, que, mientras bajo el suelo, informaban de la geografía vibratoria de sus lugares sagrados.

La supuesta “civilización” que saqueó los territorios nativos, fue en gran medida un invento judeocristiano.Uno con un sesgo fuertemente eurocéntrico y una inclinación por la grandeza y la riqueza material sin vergüenza. Nada de eso se encuentra en los antiguos orígenes tribales o paganos de este gran espectáculo de descarada auto-importancia.Y es a partir de esta tradición que la mayoría de la gente que lee este ensayo probablemente habrán recibido su educación – o mejor dicho: su adoctrinamiento.

Sin embargo, junto con su orgullo y arrogancia, ha habido algunas empresas idealistas en diversas partes del mundo en los territorios que guardan cierto parecido con el ‘liderazgo de los sabios’ y esto pertenecen a la categoría de ‘dictaduras benignas’. Fidel Castro, de Cuba; Federico el Grande de Prusia;Mustafa Kamal Ataturk de Turquía; el rey de Bután, son citados ejemplos. La Dictadura es mucho menos complicada que la forma de nuestra democracia – pero sólo si es ‘benigno’ puede considerarse genuinamente superior.

Una serie de grandes líderes espirituales han llenado este papel de dictador benevolente en tiempos de crisis nacional.Sus seguidores viendo que poseen las cualidades que combinan el amor y el liderazgo – en consecuencia, se sienten felices de vivir bajo su dirección.Los grandes líderes siempre exhortan a un mejor porvenir de la humanidad, esquivando el poder y el autoprestigio en favor de predicar con el ejemplo.

Esta forma de “predicar con el ejemplo” corre más cerca de los principios espirituales universales de liderazgo divino que cualquier democracia tenga o pueda, jamás ocurrir.Cuando enraizados y unidos, junto con las localidades a nivel de autodeterminación y un consejo de ancianos sabios – que probablemente constituye el mejor modelo que tenemos de guiar a la humanidad a través de la crisis que está ahora sobre nosotros – y sólo es probable que empeore. Eso será hasta que una mayoría de los seres humanos finalmente se reconozcan a sí mismos como entidades divinas – y por lo tanto solamente responsables ante lo Supremo.

Sin embargo, es obligado para todos aquellos de nosotros que estamos dispuestos y preparados para ver una imagen mayor, a dar ahora seriamente grandes cantidades de tiempo y energía a pensar a través de los principios básicos que han de ponerse en su lugar a fin de lograr el mundo que sabemos ha debe sustituir a la actual distopía en colapso.

Debemos, como un imperativo, sentar las bases de la vida futura, incluso antes de que la actual debacle alcance su punto más bajo.Ese es el verdadero significado de asumir la responsabilidad de nuestros destinos.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s