Ocho señales de que puedes estar viviendo un estilo de vida basado en el coraje (valentía)

Traducido por FTG

1. Eres un abogado para cambiar el miedo, en lugar de temer cambiar

Al transformar el miedo en coraje entendiendo que el poder no es más que un recurso provisional que debe ser expiado, para que no se corrompa absolutamente. Para cualquier acción que cuente como valiente primero debe venir de un entendimiento de que la situación actual ha cambiado tan drásticamente que los requisitos para el coraje deben cambiar junto con él. Entiendes, como lo hizo Anais Nin, que: “La vida se encoge o se expande en proporción al coraje de uno.”

Aquí está el asunto: Todos tenemos miedo. Tenemos miedo de perder nuestros privilegios, miedo del encarcelamiento, miedo a la represión, miedo de ser el malo de la película, y con miedo de hacer las cosas mal. La mayor parte de todos tenemos miedo de quedar mal delante de nuestros compañeros. Pero cuando el miedo a que todo siga igual supera el miedo al cambio, el miedo se transforma en valor y su inercia se transforma en acción. Una persona valiente entiende esto. Han transformado sus vidas en una aventura con final abierto. Ellos han superado el miedo con valentía. Ellos han superado la inercia con la acción. Todo comienza con la aceptación de que nada permanece igual, y luego ser proactivo acerca de lo que significa cambiar.

2. Has decidido convertirte en un “cordero bien armado”

En términos-de-Matrix has tomado la píldora roja. Has elegido el dolor que viene del conocimiento sobre la felicidad que viene de la ignorancia. Y en la cara de los partidos políticos arraigados, has recogido la sabiduría de la declaración de Benjamin Franklin: “La democracia es dos lobos y un cordero decidiendo qué comer para el almuerzo. La libertad es un cordero bien armado impugnando el voto. “Buscas impugnar sistemáticamente los votos inmorales, e insanos, mientras que continuamente buscas armarte con cada vez más conocimiento. El autodidactismo se convierte en ti. El Autoconocimiento y la capacidad de desaprender, desescolarizarte, y desprogramarte de los modos anticuados de la adquisición de conocimientos se convierten en algo fundamental en un mundo de represión y supresión.

Una persona valiente aprende a usar los “hombros de los gigantes” como trampolín hacia estados superiores de conocimiento. Sólo la auto-educación tiene el poder para arrancar el tablón de la hipocresía de los ojos de una lealtad ciega; sea la lealtad a los militares, la policía, o al xenófobo, orgullo patriótico. Aquí, la educación es autónoma, teniendo poco o nada que ver con la recompensa monetaria o con “conseguir un trabajo.” Para un autodidacta la búsqueda del conocimiento es un acto de valor en sí; el conocimiento se obtiene por el bien del conocimiento, en contraposición a la búsqueda típica de títulos, dinero y carreras. Un cordero bien armado no busca títulos, rango, o fama, porque él/ella entiende que “la gente no sigue a los títulos, siguen al coraje.”

3. Tienes la habilidad para cuestionar la autoridad

Puedes discernir la diferencia entre la virtud de disentir y el vicio de la ira. Entiendes que la insurgencia, el más raro y más valiente de los actos, rara vez se distingue de la rabia, la más común y miope. El papel subyugado del esclavo y el soldado pone este concepto en perspectiva. Los esclavos, como soldados, hacen lo que les dicen. Los soldados, como esclavos, no hacen preguntas. Ambos, esclavos y soldados están alimentados por sus órdenes y su obediencia ciega manteniendo a toda marcha la  violenta y explotadora maquinaria. La mayoría de los esclavos, al despertar de su esclavitud, experimentarán la ira o la rabia cuando descubren que la servidumbre ha llegado a expensas de su libertad. Del mismo modo, la mayoría de los soldados (si pueden superar su orgullo), experimentarán la ira o rabia hacia una cadena corrupta de mando cuando descubran que todo “por lo que estaban luchando” era una mentira.

Pero, ¿qué pasa si un esclavo decide levantarse y catalizar la noción entera de la esclavitud? ¿Qué pasa si un soldado decide girar las tornas y cuestionar la cadena de mando? Lo que suele ocurrir es que el esclavo recibe un disparo y el soldado es encarcelado en una prisión militar, pero con inteligencia, la persuasión directa (es decir. MLK, JFK, y Ghandi), se puede cambiar el mundo para mejor. Y si el miedo a la muerte o la prisión deberían desanimarte, consulta el punto número uno. Para evitar la muerte y la prisión, consulta el punto número dos.

4. Constantemente luchas para pensar fuera de las actuales condiciones

Tienes el coraje para empujar la envoltura y emerger como un ser libre. Si, como Robert Green Ingersoll sugirió, “el adelanto intelectual del hombre depende de la frecuencia con la que el puede intercambiar una vieja superstición por una nueva verdad”, entonces ¿no es también cierto que la evolución del hombre en sí avanza dependiendo de la frecuencia con la que se puede intercambiar obsoletos, métodos parroquiales de gobierno con nuevos métodos, más holísticos? Y no sugiere esto aún más para nosotros que el crecimiento personal depende de la frecuencia con la que podemos expandir zonas de confort, romper paradigmas mentales, y pensar fuera de la actual caja? En otras palabras, ¿no es el crecimiento de la capacidad de valentía “dejar atrás” condiciones previas de una manera saludable?

Aquí está el asunto: todas las personas nacen en una condición. Ya se trate de una condición ambiental o cultural, la gente no elige la condición en la que nacen. Una persona valiente constantemente busca remodelar, adaptar y/o superar su condición actual; especialmente cuando se trata de la condición perceptual. Cuando las personas se preocupan más por la forma en que se perciben que sobre lo que les está amenazando, el razonamiento no saludable abunda y sistemas irrelevantes, anticuados se afianzan. Pero si la gente puede preocuparse más por lo que les amenaza que sobre cómo son percibidos, el razonamiento sano se convierte en fundamental y un mundo más sano se convierte en una posibilidad.

5. Vives moderadamente para que otros puedan moderadamente vivir

Has simplificado tu estilo de vida, reconociendo que la ligereza del ser permite una mayor libertad de expresión. Sabiendo que el exceso, el acaparamiento y el almacenamiento son razones importantes para qué el mundo esté en tan mal estado, tú a propósito y de manera proactiva tiras todo el equipaje innecesario. Te das cuenta de que una vez que las necesidades básicas se satisfacen nuestro deseo de acumular más “cosas” en realidad socava nuestra felicidad.

Sabes que lo que constituye la verdadera valentía es la apertura y la capacidad de adaptación de tu espíritu, dándote cuenta de que el valor y la capacidad de adaptación son inseparables. Con este entendimiento viene una plasticidad y adaptabilidad a los cambios, que los que viven complejos estilos de vida materialistas no pueden conocer. La libertad obtenida de esta “levedad del ser” abre el tercer ojo del uno, transformando así el Mi-mundo egocéntrico en el Nuestro Mundo eco-céntrico, al mismo tiempo que revela cómo el nacionalismo crea divisivas distorsiones de valores patrióticos. Tienes la capacidad de transformar las fronteras en horizontes, entender que vivir una vida sencilla desdibuja las líneas trazadas por las instituciones gubernamentales. Vives deliberadamente para que otros puedan deliberadamente vivir. Esto significa que tu vida es vivida con flexibilidad, conscientemente, la intención proactiva en lugar de la rígida, sin sentido, tensión reactiva. Y te conviertes en un excelente ejemplo de cómo vivir con valentía.

6. Tienes la habilidad para convertirte en libertad hacia ti mismo

Superando la inercia, con valiente acción directa, te has convertido en una fuerza de la libertad. La progresión natural de la inercia es el nihilismo, que finalmente conduce a la tiranía. Es únicamente actuando valientemente frente a la inercia, que se frustra al aspirante a tirano interior. Como Audre Lorde, dijo: “El verdadero foco de cambio revolucionario nunca son meramente las situaciones opresivas de las que buscamos escapar, sino ese pedazo del opresor que se siembra en lo más profundo de cada uno de nosotros.” Con el fin de no permitir que tu tirano interior se ponga en contacto con el que reina, has recortado el yugo del status quo, sabiendo que si no lo hubieras hecho,  habrías acabado convirtiéndote en otro peón ordinario en el juego de alguien más.

Entiendes la necesidad de redefinir el concepto de valor en sí mismo, dándote cuenta de que el valor de tus antepasados utilizaron puede estar obsoleto dentro del espíritu de la época actual. Aprecias que todos somos únicos y que las personas valientes somos deliberada e intencionalmente únicas, dándote cuenta de que hay un propósito para tu singularidad. Te has convertido en libertad hacia ti mismo porque has sintonizado con tu propia singularidad y permitido que florezca, redefiniendo con ello el valor de tu lugar particular en el tiempo. La fruta cosechada de este florecimiento servirá para nutrir tu espíritu para el resto de tu vida, y te dará el aplomo necesario para soportar las vicisitudes del cambio.

7. Has aceptado que la vida es dolor

Entiendes que el sufrimiento es un efecto secundario del amor. Pero eliges amar de todos modos, a pesar del dolor. Has aprendido a sufrir así, llegando a comprender que hay un arte en el sufrimiento que sólo las personas más felices conocen. Puedes silbar alegremente, y puedes sufrir con alegría, pero a menos que hagas algo, no hay felicidad. Abrazar el dolor de la vida puede parecer una locura, pero para la persona valiente es la leche materna. Como Nietzsche escribió: “Siempre hay algo de locura en el amor. Pero siempre hay algo de razón en la locura “.

Te das cuenta de que la comodidad puede llevar a creer que el ser humano es fácil. El dolor puede conducir a una llamada de atención, o simplemente puede hacer daño, pero nunca puede dar lugar a la creencia de que el ser humano es fácil. Y así tu eliges el dolor sobre la comodidad y encontrar allí el coraje. Aceptando que el dolor es el centro duro del amor, lo abrazas, suavizas, y lo transformas en sabiduría. Es esta sabiduría la que te llevará a través de las vicisitudes de la vida y te harás más fuerte con ella. “Debido a que la conciencia debe incluir tanto el placer como el dolor, pugnando con el placer para excluir el dolor es, en efecto, luchar por la pérdida de la conciencia”, escribió Alan Watts. “La mayor parte de la actividad humana está diseñada para hacer permanentes esas experiencias y alegrías que son sólo amables porque están cambiando. La música es una delicia por su ritmo y el flujo. Sin embargo, en el momento en que detienes el flujo y prolongas una nota o un acorde más allá de su tiempo, se destruye el ritmo. Porque la vida es también un proceso que fluye, el cambio y la muerte son sus piezas necesarias. Trabajar por su exclusión es trabajar contra la vida. ” Una persona valiente nunca trabaja contra la vida.

8. Estas dispuesto a equivocarte

Hay un viejo proverbio africano que dice: “A través de los errores uno se convierte en sabio.” Entiendes esto, pero entiendes, además, que sólo aprendiendo de los errores y capitalizando los conocimientos adquiridos ganarás sus frutos. Este potencial de la sabiduría es el objetivo de una persona valiente. Entiendes la paradoja irónica de correcto/incorrecto: que tu es más probable que estés en lo correcto al admitir que es más que probable que estés equivocado que si tu fueras a declarar que estas más probablemente en lo correcto. Esto es debido a la falibilidad humana. Nadie es perfecto. Aceptas esto y, a través de mucho ensayo y error y la perseverancia, lidias con los golpes de tu propia falibilidad y en ella descubres tu capacidad de coraje. Al igual que San Agustín escribió, “fallor ergo sum.” Me equivoco, luego existo.

Al examinar tu sentido de certeza en casos en que resultas estar objetivamente equivocado, puedes aprender a pensar de manera diferente acerca de tu convicción en situaciones donde te sientes subjetivamente en lo correcto. Esto conlleva una enorme cantidad de valentía, porque admitir que nuestra visión del mundo podría estar equivocada, o incompleta, es una de las cosas más difíciles que un ser humano puede hacer. Siempre hay espacio para mejorar. Tener el valor de estar equivocado te da el coraje de admitir cuando estás equivocado. Al final te dejas abierto a un mayor aprovechamiento de tu potencial para la verdad. El secreto de la vida es apreciar la alegría de estar equivocado en muchas cosas. Como el gran Rollo May dijo: “Tenemos que estar totalmente comprometidos, pero también tenemos que ser conscientes, al mismo tiempo de que nosotros pudiéramos estar equivocados. Nuestro compromiso con una idea es más saludable cuando no lo es sin duda, sino a pesar de la duda “.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Calendario

  • Buscar