Aprende como Meditar en 8 sencillos pasos

 Título original: Learn how to meditate in 8 easy steps

meditation3Por Brandon West
Waking Times

Traducido por FTG

Aprender a meditar es la cosa más importante que podemos hacer mientras estamos vivos. Es nuestro mayor activo en el camino de la auto-realización, la paz interior, el dominio personal y espiritual, y que incorpora nuestro potencial más elevado. Como dijo una vez un gran sabio de la India, “Lo que es real, nunca cambia.” Al aprender a meditar, aprendemos cómo acceder a este inmutable, infinito y eterno aspecto de lo que somos.

En esta guía sobre cómo meditar voy a responder a todas las preguntas básicas de cómo meditar, que es la meditación, por qué es importante, los beneficios de la meditación, y una exploración básica del proceso en sí (lo que estamos haciendo cuando meditamos) . Se trata de los fundamentos absolutos de cómo meditar, así que si necesitas una guía más detallada y completa sobre la meditación, visita la página de técnicas de meditación.

 

Como Meditar

  1. Encuentra un lugar tranquilo en tu espacio vital al que puedas regresar a diario. Es mejor practicar en el mismo lugar porque te ayudará a hacer de la meditación un hábito, y porque purificará la energía en ese lugar, para que puedas relajarte profundamente y sacar el máximo provecho de tu práctica. Practicar en algún lugar donde no te puedas relajar hará que sea difícil meditar, mantener su práctica, y obtener el máximo provecho de su práctica. El Silencio es esencial. El lugar que elijas debe estar en silencio (o tan cerca del silencio como sea posible), porque sólo cuando hay silencio externamente puedes aprender a observar y percibir tu estado interno con verdadera claridad.
  2. Asume una posición que puedas mantener. Ya sea que te sientes en el borde de una silla con tu columna vertebral erguida (no apoyada en el respaldo de una silla, si es posible), sentado sobre tus rodillas en postura de roca, con las piernas cruzadas sobre un cojín, o simplemente acostado boca arriba en el suelo, asegúrate de que tu columna está perfectamente alineada. Si no puedes lograr una alineación perfecta de inmediato, siéntate en la mejor postura que puedas mantener y se consciente del hecho de que estás trabajando hacia una mejor alineación. La meditación es una práctica interna, y cuando mantienes una posición fija durante largos periodos de tiempo, esta le da a tu mente la oportunidad de romper sus ataduras y ser libre, y te da la oportunidad de experimentar a tí mismo como conciencia pura. Este es el propósito de la meditación.
  3. Perfecciona tu postura con el tiempo. Si estás sentado, dirige tu barbilla un poco hacia tu pecho (no sobre el pecho), con el corazón levantado un poco, y descansa las manos suavemente sobre las rodillas o las piernas. Meter la barbilla ayuda a mantener la alineación espinal perfecta permitiendo que la energía fluya libremente hasta la columna vertebral en los centros superiores del cerebro y más allá, y cuando tu corazón se eleva ligeramente desde el interior permite a la energía fluir sin obstáculos a través del centro de tu corazón.
  4. Concéntrate en el punto entre tus cejas. Puedes mirar hacia ese punto con cuidado, o si esto es incómodo, solamente lleva tu atención a ese punto. Esto te permitirá desarrollar tus capacidades de concentración y atención, las cuales son esenciales para el dominio de tu mente. Entro en mayor profundidad de la importancia de la atención en mis artículos desarrollando la atención ¿que es la meditación?
  5. Hazte profundamente consciente de tu respiración Tomar conciencia del flujo perpetuo de tu respiración, dentro y fuera.; permite calmartee, y en la inhalación te llenas con, vibrante energía pacífica, y en la exhalación liberas toda la tensión de tu cuerpo y mente. Permite al idioma de tu respiración reemplace tus pensamientos, así que en lugar de pensar, respiras conscientemente y permites que el sonido de la respiración reemplace tus pensamientos. Que tu mente vague será lo más probable. No te sientas frustrado. Cada vez que te das cuenta de que has vagado, lleva tu atención de nuevo a tu tercer ojo, y regresa tu conciencia a la respiración. Eventualmente se quedará allí.
  6. Siéntate hasta que el mundo se aquiete. Si tuviera que enseñar a alguien cómo meditar en 7 palabras, esas son las siete palabras que yo usaría. Al principio tu cuerpo querrá moverse, agitarse, levantarse, temblar, correr, saltar, gritar, patear, girar, y hacer cualquier otra cosa que sentarse. Se paciente y mantén tu postura sentada. Si te sientes incómodo, entonces reajústate a una posición más cómoda siempre trabajando hacia una mejor postura (especialmente la alineación vertebral). A medida que tu cuerpo se acostumbre a estar sentado, entonces céntrate en moverte cada vez menos, a menos que sea absolutamente necesario debido al dolor o un incendio o algo de ese orden de magnitud.
  7. Observa pacientemente tus pensamientos, y despréndete de ellos. Al principio, cuando nos sentemos a meditar estaremos tan identificados con nuestros pensamientos que seremos cogidos en cada momento pensando que ellos son nosotros, y que ellos nos definen. Sin embargo, con el tiempo reconocerás otra, mucho mayor presencia dentro de ti mismo: una conciencia silenciosa que está observando todos tus pensamientos. Eso es lo que somos. A medida que pacientemente observamos nuestros pensamientos y practicamos el desapego con ellos, entonces comenzamos a identificarnos con esta conciencia en silencio y llegaremos a conocer que esa es nuestra verdadera y divina naturaleza. Cuanto más conocemos a esta conciencia silenciosa, más comienzan a disminuir nuestros pensamientos, hasta que no hay grandes diferencias entre ellos del silencio. En ese silencio vamos a encontrar la paz, la felicidad, el amor, la claridad, y la inspiración que está en el centro de nuestro ser. Esta observación paciente es la esencia de cómo meditar.
  8. Practica meditación todos los días. Si nos sentamos un día tras otro, entonces el dominio personal crecerá en relación directa con nuestra capacidad de atención. Llegaremos a ser tan poderosos en nuestra presencia que los pensamientos no se producirán a menos que elegimos pensar en ellos, a menos que sean directamente de la fuente – la mente universal (nuestra verdadera naturaleza ). Nuestros pensamientos que abarrotan nuestras mentes justo debajo de la superficie están ahí sólo porque no han sido reconocidos y procesados ​​adecuadamente. Mediante la observación y el desprendimiento de ellos tras haber cumplido su propósito y se les permite ser liberados. Como persistimos en nuestra práctica, finalmente, el atraso del pensamiento se irá por lo que llegará un momento en que no hay más pensamientos en nuestras mentes que luchen por nuestra atención. Este es el punto donde la mente se detiene de forma natural y llegamos a experimentar totalmente nuestra conciencia silenciosa. Este es también el punto en el que podemos pensar consciente y creativamente nuestros propios nuevos pensamientos para crear conscientemente nuestras vidas, si así lo decidimos.

Realmente no hay nada difícil para la meditación. Es algo que todos podemos hacer y dominar, y el dominio de la meditación es lo que nos permite experimentar nuestra verdadera naturaleza como, pura y silenciosa consciencia, y realmente ahondar en las profundidades de nuestro ser. Es simple y es fácil. Sólo tiene que sentarte y practicar a diario para disfrutar de sus frutos verdaderamente ilimitados.

Aprender a meditar es aprender cómo entregarte un poco más cada día a tu ser genuino. Es un proceso continuo que dominas un poco más cada día a medida que descubres más sobre tí mismo y tu potencial cada vez que practica. El universo es infinito, así como tu mente. A medida que aprendes a meditar conscientemente exploras la infinidad que existe dentro de ti.

Todos sabemos cómo meditar. La meditación es el estado natural de todos los seres humanos, y hemos tenido que trabajar muy duro con nosotros mismos para condicionarnos fuera de ese estado de felicidad natural de unidad con el universo. ¿Por qué crees que los niños están tan felices? Ellos no sobre-piensan, piensan cuando necesitan y cuando están contemplando algo profundamente para comprender y aprender. De lo contrario, están completamente cautivados con la experiencia de este momento.

Regresa a este momento y experimenta la dicha de ser tu mismo cuando ya no seas esclavo de tu mente diciéndote lo que debes de pensar, lo que debes sentir, lo que debes de hacer, quién debes ser, y que  pensar que eres. Y en su lugar, sólo ser lo que ya eres. Eres perfecto. Siempre lo has sido, pero lo olvidaste.

Aprende a meditar, y aprenderás lo que significa ser libre.

“Emancípate de la esclavitud mental,
nadie más que nosotros podemos liberar nuestras mentes “.
– Bob Marley

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s