Dignidad

Por FTG

https://i2.wp.com/www.renuevodeplenitud.com/wp-content/uploads/prom-dignidad07d.png

El día 22 de Marzo, es decir mañana Sábado confluiran en Madrid las Marchas de la Dignidad.

En el momento de acercarse la gran manifestación, un dirigente de la extrema derecha conocida como Partido Popular compara a desempleados, pensionistas y jóvenes con neonazis. Cuando personas no violentas que simplemente caminan hacia la capital de su país para RECLAMAR su D-I-G-N-I-D-A-D como seres humanos son acusadas por los políticos en el gobierno como neonazis simplemente demuestran su miedo y falta de argumentos contra gente que por perder ya ha perdido hasta el miedo. Cuando un gobierno sea del color de que sea rojo, azul o rosa acusa de violentos y terroristas a sus pacíficos ciudadanos, demuestran que la llamada “democracia” es una farsa y las “elecciones” una pantomima.

La dignidad, o «cualidad de digno», deriva del adjetivo latino ‘digno y se traduce por «valioso». Hace referencia al valor inherente al ser humano en cuanto ser racional, dotado de libertad y poder creador, pues las personas pueden modelar y mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones y el ejercicio de su libertad.

== Definición ==¿ La dignidad se explica en buena medida por la «autonomía» propia del ser humano, como vieron ya Platón, Pico della Mirandola y Kant, pues sólo el que sabe y puede gobernarse a sí mismo, según un principio racional, resulta “señor de sus acciones” y en consecuencia, al menos parcialmente, un sujeto libre; al regular su comportamiento según normas propias, según el significado etimológico de la voz griega ‘auto-nomía’, ya no es un mero súbdito, ya no está bajo el dictado de otro, sino que es un ciudadano. Entendemos que esa autonomía o dignidad es solo un «potencial de emancipación» respecto a las necesidades e imposiciones naturales o sociales y en la historia universal del género humano. La dignidad humana es un valor o (derecho) inviolable de la persona.

La educación juega aquí un papel importante, puesto que el auténtico ejercicio de la libertad, más allá de la arbitrariedad del comportamiento extrema, exige la formación de la inteligencia y de la voluntad, facultades específicas del espíritu humano. Lógicamente, el presupuesto es el de la existencia de cierto grado de libertad posible en el ser humano y la negación de un determinismo radical. La universalización o globalización de la dignidad es un presupuesto para la consecución de una verdadera emancipación y pacificación moral de la humanidad: el ser humano, varón o mujer, niño o anciano, enfermo o sano, religioso o ateo, malvado o benevolente, blanco o negro… es «siempre digno», porque puede decidir qué ser, porque no es sólo lo que es, sino también sus aspiraciones y proyectos personales. Incluso al ser más abyecto hay que reconocerle la posibilidad de ser otra cosa que lo que es. Así, la vida humana es respetable siempre porque puede ser algo más que vida, vida con sentido, o sea, biografía.

La dignidad se basa en el reconocimiento de la persona de ser merecedora de respeto, es decir que todos merecemos respeto sin importar cómo seamos. Al reconocer y tolerar las diferencias de cada persona, para que ésta se sienta digna y libre, se afirma la virtud y la propia dignidad del individuo, fundamentado en el respeto a cualquier otro ser. La dignidad es el resultado del buen equilibrio emocional. A su vez, una persona digna puede sentirse orgullosa de las consecuencias de sus actos y de quienes se han visto afectados por ellos, o culpable, si ha causado daños inmerecidos a otros. La misma dignidad que nos pone por encima de la naturaleza, pues podemos transformarla también en nosotros mismos, contenerla, regularla, nos hace responsables. Un exceso de dignidad puede fomentar el orgullo propio, pudiendo crear la sensación al individuo de tener derechos exclusivos (privilegios).

La dignidad refuerza la personalidad, fomenta la sensación de plenitud y satisfacción. Para justificar la esclavitud se decía que el esclavo no era persona humana, sino un objeto, al igual que judíos, gitanos y homosexuales durante el nazismo. Es constante en la historia de la humanidad negar la dignidad humana para justificar y justificarse en los atentados contra ella.

La dignidad es reconocida por los seres humanos sobre sí mismos, como un producto de la racionalidad, la autonomía de la voluntad y el libre albedrío, aunque los críticos sobre esta forma de asignar dignidad indican que existen humanos que bajo ese criterio no podrían tenerla: bebés, niños, disminuidos psíquicos profundos, seniles, dementes, etc.

También han existido y existen personas, especialmente el movimiento por los derechos animales, que también otorgan algún grado de dignidad a individuos de otras especies animales por su condición de individuos con cerebro que, por lo tanto, también tienen capacidad para sentir; no sin discusión puesto que esta asignación de dignidad también seguiría siendo un reconocimiento puramente humano.

Wikipedia

https://i0.wp.com/akifrases.com/frases-imagenes/frase-no-debo-buscar-mi-dignidad-en-el-espacio-sino-en-el-gobierno-de-mi-pensamiento-no-tendre-mas-blaise-pascal-169295.jpg

Cuando el sistema dominante se ve amenazado siempre ataca del mismo modo: descrédito, amenazas y violencia. Exigen nuestro silencio y obediencia ciega mediante elecciones, pero si reclamamos lo que se nos arrebata nos amenazan por cualquier medio necesario.

Si nos dejan sin nada solo nos que nuestra dignidad si la tenemos, o la muerte. No soy negativo sino realista. La razón de la muerte es que en este sistema en que vivimos sino tienes dinero no vales nada. Pero si eres vedaderamente digno hasta en tu propia hambre mandas tú.

«En mi hambre mando yo»

Esa frase tan contundente «En mi hambre mando yo» la cuenta Salvador de Madariaga en un libro llamado «España» de 1931 y parece ser que le espetó un jornalero a un cacique en los años de la república en Andalucía, rechazándole el dinero que le daba para que votase por lo que el cacique quería. Y en estos tiempos que nos han tocado vamos camino de encontrarnos como aquel jornalero anónimo.

Las calles de España en los últimos años se han llenado de miles de manifestacioes denominadas mareas reclamando derechos arrebatados por unos gobiernos que por activa y por pasiva ha hecho caso omiso de los ciudadanos. Con toda certeza las Marchas por la Dignidad seguirán el mismo camino. Pero eso no debe de ser motivo para cejar en el empeño de recuperar nuestro país para sus ciudadanos. No debemos interponernos ante aquellos que defienden los derechos de todos aunque no compartamos sus métodos, y más aún si son pacíficos.

-Esta MAREA POR LA DIGNIDAD representa un sentir común de una gran parte de la población. No debe de apesadumbrarnos la apatía de muchos que son gallitos solo ante la pantalla del televisor o el PC. La Dignidad no es solo una palabra sino una posesión de cada persona. Aunque el clamor quede en saco roto siempre hayaremos otras maneras de defendernos contra los tiranos porque no pueden esclavizarnos para siempre. No hay mayor energía que el ansia de dignidad, libertad y justicia, y estas encontrarán el modo de liberarse del yugo que las esclaviza. Llegará el día en que quebraremos el yugo y será para siempre.

Sino podemos de forma colectiva tal vez podamos de forma individual, porque el cambio siempre debe de empezar en uno mísmo. La manada es distinta al rebaño. La manada se une siguiendo un objetivo que benefica al grupo distintamente al rebaño que sigue de forma ciega a un amo sin cuestionarse el por qué. La dignidad siempre debe de estar asociada a la solidaridad con los demás y a la libertad de todos los individuos, no de determinados grupos o siglas.

Mi arma es la pluma, no la espada. Y en algunas ocasiones las palabras pueden ser mas mortales que las balas y ganar una guerra sin tener que derramar una sola gota de sangre.

La manada caza y el rebaño es sacrificado. Seamos manada, no rebaño.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s