Ocho Señales de que Podrías estar experimentando un Despertar Espiritual

FB - Consciousness - kevin dooley

Título original: Eight Signs You May Be Experiencing a Spiritual Awakening

Por Gary ‘Z’ McGee, Fractal Enlightenment
Waking Times

Traducido por FTG

“El conocimiento es saber que un tomate es una fruta. La sabiduría no es ponerlo en una ensalada de frutas. “~ Miles Kington

1. Estás más en contacto con tus fundamentos espirituales a través de la transformadora meditación:

Te das cuenta, como señaló Jung, que “la experiencia del Ser es siempre una derrota para el Ego.” Y a través de los siete chakras primarios te estás convirtiendo en uno con el cosmos, receptivo a los estímulos a los que, en tiempos anteriores, eras insensible.

Has sentido la poderosa energía kundalini ascendiendo desde tus raíces, pasando por las aguas sagradas del sacro , tomando el fuego del plexo solar , respirando el aliento vital del corazón , absorbiendo la voz etérea de la garganta , vertiendo a través de la disolución del Tercer Ojo , y derramándose hacia arriba y hacia fuera como un poderoso manantial hacia la grandeza del cosmos.

2. Estás empezando a querer más libertad y menos cosas:

Tu corazón ya no esta agobiado con carga materialista. Entiendes que el amor basado en la propiedad-no puede ser nunca el verdadero amor. Te das cuenta como Osho dijo de que: “El amor no se trata de posesión. El amor trata de apreciación. ” Y a pesar de que hay algunas personas en el mundo que son tan pobres que todo lo que tienen es dinero, tu continuas amando sin esperar nada a cambio. Tienes frecuentes episodios, abrumadores de agradecimiento por la abundancia de la naturaleza tiene para ofrecer. Al igual que Gandhi, tu vives sencillamente para que otros puedan sencillamente vivir.

3. Te das cuenta de que la puerta de tu celda de la prisión está abierta de par en par (y siempre lo ha estado):

Rumi: “¿Por qué te quedas en la cárcel cuando la puerta está abierta?”

Tienes una propensión creciente a romper paradigmas mentales, estirando las zonas de confort y a pensar fuera de la actual caja. Tienes una tendencia a pensar y actuar espontáneamente y no desde miedos basados ​​en experiencias pasadas, y estas constantemente tratando de reacondicionar cualquiera y todas las condiciones previas.

Disfrutas de cada momento, saboreando, en un carpe-diem-éxtasis, tu abundante libertad. Fue Rumi quien preguntó: “¿Por qué te quedas en la cárcel cuando la puerta está abierta?”

4. El mundo es un patio de recreo, y tu estás en un descanso:

No te tomas demasiado en serio a tí mismo. Te das cuenta de que, a pesar de que el trabajo duro es necesario, el juego sincero es primordial. Entiendes que el juego es la única manera de que la inteligencia más elevada de la humanidad pueda desarrollarse. Tu sentido del humor se ha convertido en tu red de seguridad. Entiendes que la sinceridad es primordial y siempre debería estar por encima de la seriedad. Como Nietzsche escribió: “La lucha de la madurez es recuperar la seriedad de un niño que juega.”

5. Has adquirido la práctica contraintuitiva de valorar tus errores:

Todos cometemos errores. A veces los errores que cometemos son enormes, como comer en exceso, o poner todos los huevos en una sola canasta. A veces los errores que cometemos son pequeños, como comer demasiados frijoles, o hacer un giro equivocado en Albuquerque.

Pero tu aprecias los extraños trematodos  y debilidades que te sacan de tu rumbo o te llevan a extraviarte. Estos pueden ser reveses o peldaños. Eso depende de ti. Pero tu has descubierto la capacidad de utilizarlas como peldaños.

6. Tienes una abrumadora sensación de estar conectado con los demás y la naturaleza:

Te das cuenta, como Aldo Leopold hizo, de que “La tierra no es una mercancía que nos pertenece, es una comunidad a la que pertenecemos.” Te estás volviendo más consciente de tu conexión con la comunidad y el cosmos. Tus tendencias egocéntricas se disuelven rápidamente en la magnanimidad eco-céntrica.

Te das cuenta, como Darryl Anka conjeturó que, “Todo es energía y eso es todo lo que hay. Coincide con la frecuencia de la realidad que deseas y no puedes dejar de tener esa realidad. No puede ser de otra manera. Esto no es filosofía. Esto es física “.

7. Entiendes que el viaje es ciertamente el asunto:

Has descubierto que la mayor parte de tu placer no viene de tu logro de un objetivo, aunque hay algo de placer que viene de ello, sino desde el proceso de consecución de ese objetivo. No se trata sólo de que tu estás en un viaje, es que tu eres el viaje.

Tú no estás simplemente cruzando el puente de animal a Superhombre-(Nietzsche’s Übermensch), tu eres el “puente” en sí mismo. De hecho, entiendes – desde los testículos a los huesos, desde los ovarios hasta la médula – que el pegamento que une a la finitud con el infinito es el ser humano debatiéndose entre ser a la vez un animal y un dios.

8. Prefieres ser abofeteado con la verdad que besado con una mentira:

Abrazas el dolor que viene del conocimiento y te ríes de la felicidad nacida de la ignorancia. Aceptas que el dolor es un efecto secundario de hacer lo que amas , a sabiendas de que el dolor no es más que el duro centro de amor que debe ser abrazado, suavizado y transformado en sabiduría.

Tienes un aprecio por la verdad que triunfa sobre cualquier cantidad de dolor o sufrimiento que es necesario para alcanzarlo. Al igual que el temible pirata Roberts dice a la princesa de la Princesa Prometida, “La vida es dolor, princesa. Cualquiera que le diga lo contrario está vendiendole algo “.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s