A Algunos les Gusta Vivir en Servidumbre

Título original: Some Like to Live in Servitude

Por Paul Rosenberg  |  Free-Man’s Perspective via LewRockwell.com
Traducido por FTG

Hace algunos años me encontraba cenado con un pequeño grupo de personas. Tuvimos un rato agradable, pero muy pronto, alguien sacó a colación mis “extrañas” opiniones. Le expliqué que yo era un defensor de la libertad y mi oposición a las restricciones sobre esta.

Siguió un animado debate, por supuesto, y en un momento dije algo sobre mi aversión a la servidumbre. En respuesta, una de las personas en la mesa – un profesional médico – preguntó:

“¿Qué hay de malo en la servidumbre?”

Al principio me sorprendió, porque nunca había oído a nadie decir una cosa así. Soy un chico americano, después de todo, y yo crecí rodeado de al menos una demanda implícita por la libertad .

Pero una vez pasado esto, me di cuenta de que no tengo una respuesta a la pregunta. Siempre he tomado como un hecho que la servidumbre estaba mal – no sólo de lo que había oído y leído, sino por lo que yo sentía en mis huesos. Busqué dentro de mí una respuesta seria a la pregunta, pero estaba en blanco. No tenía ninguna respuesta que dar.

Seguí la conversación lo mejor que pude, y tal vez hice una pequeñasuma de bien. Pero, mientras conducía a casa, me di cuenta que tenía un problema. Este hombre hizo una pregunta simple y esencial, y yo no tenía una respuesta a la misma.

La respuesta que debería haber funcionado, pero no lo hizo

No hace falta decir, que eventualmente llegué a una respuesta obvia: Estar en servidumbre significa que otras personas controlen tu vida, y ellos te pueden llevar al desastre en cualquier momento, a propósito o no.

Vi al hombre de nuevo no mucho tiempo después y nos llevó a nuestra conversación inicial. Le di mi respuesta a esa primera pregunta. ¿ Su respuesta?

“Lo estoy haciendo bien.”

En otras palabras, a él no le importaba. Ahora eso realmente me molestó.

Por todas las apariencias exteriores, él tenía el control y éxito. Pero, aparte de las actividades relacionadas con el trabajo, evitó casi todos los temas que le sacaba a colación. No quería explorar cualquier nueva idea, no tenía curiosidad medible, y fue amenazado por la idea misma de la libertad.

¿Por qué?

La respuesta, se vio después, era simple: A este hombre le gustaba la idea de que otras personas dirijan su vida por él. De esta manera, nada volvería a ser culpa suya, y si las cosas iban mal, siempre habría alguien a quien culpar.

Sin duda, te encuentras con estas personas todo el tiempo – tus amigos, familiares y compañeros de trabajo. Para decirlo de otro modo, mi amigo el doctor no aprecia realmente la vida misma. A regañadientes se esforzó en su comercio médico, pero no quería saber nada más sobre la responsabilidad. Él estaba dispuesto a permanecer lo mas mínimamente consciente como fuera posible.

Ahora, yo no quiero molestar a los compañeros mucho, pero el hace de buen ejemplo.

La gente tiene una tendencia a esconderse detrás de las máscaras. En el caso de este hombre, la máscara era “médico.” No hay nada malo en ser un médico, por supuesto, pero limitarnos a un solo papel en la vida – incluso uno bueno – es un gran error. Somos criaturas vibrantes y creativas por naturaleza. Esto se puede ver en los niños pequeños, que simplemente se lanzan sobre cualquier tema que les interesa y esperan descubrir la verdad sobre ello. Esa es también nuestra naturaleza, independientemente de lo malo que nos haya golpeado el paso de los años.

Libertad y Vida

La sensación de cero restricciones es estimulante. Y es maravilloso sentir tu preferencia natural de hacer el bien, separada del temor al castigo. Pero aún así, lo que es realmente importante acerca de la libertad es que permite que la vida florezca .

En otras palabras, la libertad es un medio, no un fin.

Eso permite que la vida se expanda y se exprese a sí misma. Una vez más, el ejemplo de los niños: El o ella, naturalmente, quiere explorar, conocer, ver, aprender … vivir, en lugar de simplemente existir.

La libertad permite que la vida funcione. La servidumbre, por otro lado, limita la vida a estrechos canales.

La verdad es que las personas pierden su amor por la libertad cuando pierden su amor por la vida. Para este hombre, siguiendo las reglas que otros establecen tiene sentido – es una posición segura. Pero una vez allí, él nunca crecerá realmente de nuevo, y será alejado de toda una vida de descubrimiento y satisfacción.

Lo Qué hay de malo en la servidumbre es que nos impide vivir.

Malas Noticias, Buenas Noticias

Las mala noticia ya la sabes: de una manera u otra, todos hemos dejado que nuestro amor por la vida se debilite y hemos tomado posiciones “seguras”. Vivimos en un mundo difícil, después de todo.

La buena noticia, sin embargo, es que podemos recuperar lo que hemos perdido simplemente cambiando nuestras mentes. Como Earl Nightingale era famoso por decir:

Nos convertimos en lo que pensamos.

Repararnos a nosotros mismos requiere que pensemos en estas cosas – notar cuando empezamos a jugar un papel, actuar con curiosidad cuando la sentimos, dejar de defender nuestras opciones anteriores, esperar sorpresas y oportunidades.

Pruébalo. Te gustará.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s