Los Arcontes Parte 1:¿Está siendo la Humanidad parasitada?

Por FTG

A muchos os extrañara la razón y el por qué del título de esta entrada, pero a lo largo de ella será explicado el motivo de ella.

¿Por qué no evoluciona la humanidad socialmente hacia una mejor cultura social y espiritual? ¿Cuál es la razón de que nos matemos y perjudiquemos unos a otros en lugar de colaborar y prosperar?

La Humanidad parece estar yendo aceleradamente hacia una involución social y espiritual como no se ha visto en  toda la historia. El materialismo exacerbado está destruyendo el medio ambiente que necesitamos para vivir y del que formamos parte aunque nos hayamos separado de el de manera irracional. Este materialismo también nos está destruyendo espiritualmente puesto que la inmensa mayoría de la sociedad cree que es lo que posee. Yo pienso que tus posesiones materiales no son lo que eres, lo material no te enriquece te posee.

Evidentemente la Humanidad ha sido parasitada por algo o por alguien. El parásito bien podría ser físico o psíquico.

Podría ser el ideal del materialismo:

“Bajo esta máscara hay algo más que carne y hueso, bajo esta máscara hay unos ideales, señor Creedy, y los ideales son a prueba de balas.”

V de Vendetta

Hay tanto ideales beneficiosos como dañinos. El ideal del materialismo es uno de los más dañinos.

El ideal del materialismo nos dice que no hay nada más allá de este mundo físico y que por lo tanto eres lo que posees físicamente. Una idea que parasita y destruye totalmente la racionalidad del hombre. De hecho esta sociedad esta basada en el ideal del materialismo y vemos como nos está llevando a pasos agigantados hacia nuestra propia destrucción. Otras ideas parásitas que a mi modo de ver están destruyendo a la humanidad son las grandes religiones monoteístas Judaísmo, Cristianismo (en todas sus variantes) e Islam que enfrentan a la humanidad en una constante espiral de muerte y destrucción tanto a nivel físico como espiritual.

Que és el parasitismo:

El parasitismo es un proceso por el cual una especie amplía su capacidad de supervivencia utilizando a otras especies para que cubran sus necesidades básicas y vitales, que no tienen por que referirse necesariamente a cuestiones nutricionales, y pueden cubrir funciones como la dispersión de propágulos o ventajas para la reproducción de la especie parásita, etc.

Casi todos los animales poseen algunas especies parásitas. Algunos bastante inesperados. Por ejemplo además de los grupos más conocidos de parásitos (monogéneos, digéneos, cestodos, nematodos, hirudíneos, copépodos) entre los parásitos pueden incluirse algunas especies de percebes, almejas, turbelarios, hidrozoos, aves como el cuclillo e incluso algunos tiburones.

En el proceso de parasitismo, la especie que lleva a cabo el proceso se denomina parásito y la especie parasitada se llama hospedador, hospedante, o huésped (Este último uso de la palabra huésped contraviene al que ha llegado a adquirir en el lenguaje común, donde suele significar el hospedado; pero está sólidamente establecido en el lenguaje biológico).

Los parásitos que viven dentro del huésped u organismo hospedador se llaman endoparásitos y aquéllos que viven fuera, reciben el nombre de ectoparásitos. Un parásito que mata al organismo donde se hospeda es llamado parasitoide. Algunos parásitos son parásitos sociales, obteniendo ventaja de interacciones con miembros de una especie social, como son los áfidos, las hormigas o las termitas.

El parasitismo puede darse a lo largo de todas las fases de la vida de un organismo o sólo en períodos concretos de su vida. Una vez que el proceso supone una ventaja apreciable para la especie parásita, queda establecido mediante selección natural y suele ser un proceso irreversible que desemboca a lo largo de las generaciones en profundas transformaciones fisiológicas y morfológicas de tal especie.

Como todo parásito sigue siendo un organismo, puede verse convertido a su vez en hospedador de una tercera especie. Al parásito que parasita a otro parásito se le suele denominar hiperparásito, un ejempo de ello son los virus satélites, que requieren a otros virus para reproduccirse. Razones de productividad ecológica limitan el número de niveles de parasitismo a unos pocos.

Fuente Wikipedia

Ya en la antigüedad los Gnósticos creían que la humanidad había sido parasitada por unas entidades conocidas como los Arcontes:

En la antigua Grecia, los arcontes eran los magistrados que ocupaban los puestos más importantes del gobierno de la ciudad. Su importancia varió a lo largo de los casi cinco siglos que perduró la institución, desde el 753 a. C. —cuando el arcontado perpetuo de los reyes de Atenas dio lugar a mandatos de diez años— hasta bien entrado el siglo III a. C., pero constituyeron la base de los gobiernos democráticos de la mayoría de las ciudades griegas.

Esta magistratura representa la sustitución del poder de los antiguos reyes por el de las familias nobles, y debió crearse entre los siglos X y VII a. C.

En la constitución ateniense, la mejor conocida, como parte del sistema de democracia directa, los arcontes eran elegidos por sorteo de entre los ciudadanos que se presentaban a la elección, con la única limitación de que el cargo podía ostentarlo una única vez en la vida; antes de la elección eran interrogados por el Areópago, pero el examen concernía sobre todo a cuestiones de legitimidad ciudadana y religiosa. Aristóteles, en la Constitución de los atenienses, describe así la interrogación:

¿Quién es tu padre, y de qué demo proviene? ¿Quién fue padre de tu padre? ¿Quién tu madre? ¿Quién fue padre de tu madre, y en qué demo tuvo su origen? ¿Posees un santuario de Apolo legado por tus ancestros, y un Zeus que proteja tu hogar? ¿Dónde están sus santuarios? ¿Tienes un mausoleo donde repose tu familia? ¿Dónde se encuentra? ¿Tratas con el debido respeto a tus padres, y cumples con las obligaciones pecuniarias y militares que el estado impone?

Aristóteles, Constitución de los atenienses 55.3

Entre el 753 a. C. y el 683 a. C. la prerrogativa se ejerció durante períodos decenales; de ahí en adelante, el mandato se redujo a un año.

Fuente Wikipedia

Del griego archai, “orígenes, comenzar cosas, anteriormente en el tiempo”.

En el mundo clásico mediterráneo, arcón era comúnmente usado para el gobernador de una provincia, o, más sueltamente, cualquier autoridad religiosa o gubernamental. Por lo tanto, el plural, Arcontes es a menudo traducido en los textos gnósticos como “las autoridades”. (No hay palabra cóptica para Arconte, y así, los textos gnósticos usan el término griego en la transcripción cóptica).

Pronunciado Ar-konte. Adjetico, Arcóntico (Ar-KON-tik).

En mi hábito usual de procurar lo imposible, propongo tres definiciones, o tres niveles de definición:

Nivel Uno: Cosmológico


En la cosmología gnóstica, Arcontes son una especie de seres inorgánicos que emergieron en el Sistema Solar antes de la formación de la tierra. Ellos son cyborgs habitando el sistema planetario (exclusivo de la Tierra, Sol y Luna), el cual es descrito como el mundo virtual (stereoma), ellos construyen por imitación las formas geométricas emanadas del Pleroma, el reino de los Generadores, los Dioses Cósmicos.

Los Arcontes son una especie genuina con su propio hábitat, y pudiera incluso ser considerado ser casi divino, pero carecen de intencionalidad (ennoia: capacidad auto-directiva), y tienen una repugnante tendencia a salirse de sus límites, imponiéndose en el reino humano. Se dice que los Arcontes sienten intensa envidia hacia la humanidad, porque nosotros poseemos la intencionalidad de la cual ellos carecen.

El Mito de Gaia describe cómo los Arcontes fueron producidos por impacto fractal en los densos campos de formación elemental (dema) de los brazos galácticos, cuando el Eón Sophia se arrojó unilateralmente desde el núcleo galáctico. Ver especialmente el Episodio 10.

Este acontecimiento es también descrito en detalle en Alien Dreaming(Sueño Alienígena).


Nivel Dos: Noetico-Psycológico


En la psicología gnóstica, la ciencia noética de las Escuelas de Misterio, los Arcontes son una fuerza alienígena que invade subliminalmente a la mente humana y desvía nuestra inteligencia lejos de sus aplicaciones apropiadas y sanas. No son los que nos hacen actuar inhumanamente, ya que todos nosotros tenemos el potencial de ir en contra de nuestra humanidad innata, violando la verdad en nuestros corazones, pero nos hacen sacar comportamiento inhumano hacia extraños y violentos extremos.

La aberración contenida es que, dejados a nuestro propio albedrío, nosotros a veces actuaríamos inhumanamente para luego corregirlo. Obviamente, no siempre lo hacemos. En la exageración de nuestras tendencias insanas e inhumanas, y en una extrema y no corregida desviación de nuestra inteligencia innata, los gnósticos vieron la firma de una especie alienígena que cosquillea en las peores fallas humanas.

Por lo tanto, los Arcontes son parásitos psico-espirituales. Sin embargo, como retoños del Eón Sophia (ver inserto abajo), ellos son también nuestros parientes cósmicos.


Eon 


Gk: “emanación, poder divino, ciclo de tiempo cósmico” Pronunciado E-ON, Adjetivo, Eónico. Es decir, “filones de eónicos soñando.”

(Mito de Gaia)

Este término esencial en la cosmología gnóstica pudiera ser útil alejándose de los torpes términos Dios y dioses. Un Eón es un dios entendido, no en términos teológicos, sino en términos de las física de la conciencia.

Eones no son entidades, sino procesos que pudieran ser mejor conceptualizados como corrientes inmensas, pero corrientes que están vivas, auto-conscientes, sensibles. La Diosa Sophia, quien se incorpora como Gaia es un Eón, por lo tanto, el Eón Sophia.

Los Eones tienen género. En algunos escenarios gnósticos, la contraparte masculina al femenino Eón Sophia es el Eón Cristo. Ver también Generadores en los Comentarios de los Mitos de Gaia.


Como entidades inorgánicas de dos tipos, embriónica y reptil, los Arcontes pueden por momentos penetrar la atmósfera terrestre y aterrorizar a los humanos, aunque no haya razón u orden para estos saqueos, ya que los alienígenas no pueden permanecer durante mucho tiempo den la biosfera y, de todas formas, no tienen un plan maestro que lograr aquí.

El estado ontológico del Arconte es dual:

  • existen como una especie alienígena independiente de la humanidad.

  • existen como una presencia en nuestras mentes, más bien como un sistema de programas operando en nuestro ambiente mental.

El riesgo que suponen invadiendo nuestro software mental es mucho mayor que cualquier riesgo físico que pudieran plantear de manera irregular por irrumpir erráticamente la biosfera.

Trabajando a través de telepatía y sugestión, los Arcontes hacen la tentativa de desviarnos de nuestro curso apropiado de evolución. Su técnica más exitosa es usar la ideología religiosa para insinuar su manera de pensar y, en efecto, sustituir su forma de pensar por la nuestra.

Según los gnósticos, el salvacionismo Judeo-Cristiano es la trama primaria de los Arcontes, un implante alienígena.

Nuestra capacidad de discernir fuerzas alienígenas trabajando en nuestras mentes es crucial para la supervivencia y la co-evolución con Gaia, quien, como Sophia, accidentalmente produjeron los Arcontes, en primer lugar. (Este comentario pertenece al Nivel Uno, la definición cosmológica, pero, como sucede a menudo con las enseñanzas gnósticas, elementos noéticos y cósmicos tienden a combinarse).

Reconociendo y repeliendo a los Arcontes, nosotros demandamos nuestro poder, definimos nuestras fronteras en el marco de trabajo cósmico, y establecemos nuestro propósito relativo a Gaia, la inteligencia propia del planeta.


Nivel tres: Sociológico


En la visión gnóstica de la sociedad humana, los Arcontes son fuerzas alienígenas que actúan a través de sistemas autoritarios, incluyendo sistemas de creencia, de forma que causan que los seres humanos se vuelvan en contra de su potencial innato y violen la simbiosis de la naturaleza.

LIVE (vivir) deletreado al revés es EVIL (maldad), pero los Arcontes no son malvados en el sentido de que ellos poseen poderes autónomos de destrucción, capaces de ser aplicados directamente sobre la humanidad.

Ellos son agentes de error más bien que malvados – pero error humano, cuando se va sin corregir y corre más allá de la escala de corrección, se vuelve hacia la maldad y trabaja en contra del plan de vida universal. Los gnósticos enseñaron que los Arcontes explotan nuestra tendencia de dejar que nuestros errores se vayan sin corregir.

Porque los arcontes necesitan la complicidad humana para ganar poder sobre la humanidad, cualquiera que los asista puede ser considerado una clase de Arconte, un accesorio. ¿Cómo le ayudan los humanos a los Arcontes?

Una forma (sugerida en la definición del Nivel Dos) es aceptando los programas mentales de los Arcontes – es decir, adoptando la inteligencia alienígena como si fuese basada en humanos – e implementando aquellos programas realmente reforzándolas en la sociedad. Otra manera es activa o pasivamente conforme a las agendas así propuestas e impuestas.

Jacques Lacarriere sugiere que los gnósticos detectaron la fase humanizada de los Arcontes en todas las estructuras autoritarias y sistemas que niegan autenticidad y auto-determinación para el individuo.

El argumenta que los gnósticos reconocían,

“el carácter fundamentalmente corrupto de todas las empresas humanas e instituciones: tiempo, historia, poderes, estados, religiones, razas, naciones…”

(Los Gnósticos, Pág. 24)

La corrupción ocurre, no porque nosotros cometemos errores, sino porque los errores que hacemos se van sin corregir y se extrapolan más allá de la escala de corrección. Lacarriere dice que los gnósticos alcanzaron esta conclusión “fuera de la observación racional del mundo natural y comportamiento humano.”

En última instancia, ellos afirmaron la,

“contención de todo poder – cualquier clase que sea – es una fuente de enajenación… Todas las instituciones, leyes, religiones, iglesias y poderes no son nada sino una vergüenza y una trampa, la perpetuación de un engaño de edades de antigüedad.”

(Pág. 28-29)

Esto podría parecer como una visión oscura de los asuntos humanos, pero dada la evidencia de la historia (sin mencionar los sucesos actuales), no puede decirse que es injusto o exagerado.

Para una ojeada íntima de las enseñanzas gnósticas de los Arcontes, incluyendo consejo de cómo actuar cuando son enfrentados directamente por ellos, consideran el pasaje del Primer Apocalipsis de Juan, citado en Un Catecismo Gnóstico

Fuente metahistory.org

Como veis los gnósticos tenían muy claro que algo estaba parasitando a la humanidad.

Otros de los ideales dañinos son las religiones. La palabra Religión viene del término religar que significa volver a unir, pero más bien esta nos ha dividido hasta la actualidad. Desde las cruzadas y las jihad (guerras santas) hasta la actualidad las religiones han asesinado a millones de personas en nombre de sus dioses. A parte que los líderes de las religiones la usan en su propio beneficio y el de sus bajas pasiones. Otro de los parásitos mas perniciosos que gobierna a la humanidad y que debe de ser erradicado. Sí, las religiones organizadas en mi opinión personal deben ser destruidas, pero no la espiritualidad del hombre. La razón es que las religiones organizadas de cualquier tipo someten al hombre a la esclavitud moral y dogmática, y no permiten ver la auténtica divinidad, auténtica libertad y verdadera plenitud de la humanidad.

Con estas pruebas ofrecidas por los gnósticos es evidente que la Humanidad está parasitada por diversos males, ya sean llamados arcontes, virus, vicios o locura.

Os dejamos con un vídeo sobre los Arcontes:

ARCONTES: La verdad sobre los Reptilianos y “dioses” del pasado

En la próxima entrega, Los Arcontes en el Cine y la Televisión.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s