La Cultura Popular Promueve el Estado Policial

Título original: Popular culture Promotes the Police State

Por SARTRE  |  Breaking All The Rules

Traducido por FTG

El Nuevo Orden Mundial, diseñado en torno a un estado policial funcional está siendo alentado por continuos mensajes en la cultura popular, es evidente incluso para el más ávido defensor del establishment (poder establecido). El libre albedrío y la libertad, casi nunca se mencionan de manera positiva por los medios de comunicación, son una amenaza directa a la clase dominante. La proliferación del comportamiento degradante es alabado por  aquellos que se oponen a dicha conducta serán humillados como parias de la sociedad decadente. La imposición de un estado policial es necesaria para obligar a la gente decente a la obediencia forzada.

Las celebridades e iconos culturales van y vienen, pero su arte a menudo circunda el bien o el mal. La propaganda política, incrustada en los proyectos de los medios de comunicación, ha trascendido los mensajes subliminales y ahora destaca a cara descubierta. La ruptura de los valores tradicionales de la sociedad es tan completa, que lo que una vez fue visto como insultante desinformación política ahora pasa como una promoción para una leal representación del Nuevo Orden Mundial.

Una de ellas es la patética serie producida por Showtime  Homeland  (Patria).

Rachel Shabi ofrece su valoración crítica en la pieza:  ¿Homeland  sólamente ondea la bandera de Estados Unidos de América?

“En cambio,  Homeland (Patria)  presenta una versión reajustada de la misma inquebrantable seguridad de que, incluso cuando las cosas son realmente complicadas, los valores estadounidenses son lo más hermosos, los más justos y mejores. Claro, la serie muestra a las fuerzas estadounidenses haciendo cosas terribles: encubrir un ataque de drones que mata a civiles en Irak, disparar felizmente en una mezquita de EE.UU., dejando a inocentes muertos allí, también. Pero éstas se presentan como actos necesarios en la persecución de crímenes mucho peores. El mensaje central de Homeland es que los EE.UU. tiene buenas intenciones, pero a veces tiene que hacer cosas malas, mientras que el enemigo Árabe y/o musulmán no es bueno y por lo tanto hace cosas insondablemente malas. No es una gran progresión en realidad, ¿verdad? “

Cuando la autopsia de la era de la Ley Patriótica es diseccionada, la traición de las operaciones de la comunidad de inteligencia se escribirán en todo su horror. La policía del estado glorificada en los episodios de Homeland tiene la intención de preparar al público para la siguiente etapa de opresión centralizada.

Mientras que la televisión por cable o de radiodifusión está tan alejada de Little House on the Prairie (La Casa de la Pradera) , la programación de hoy está diseñada para facilitar la aceptación psicológica de la transición a una sociedad carcelaria de máxima seguridad.

En el ensayo, ” Mass Mind Control Through Network Television (Control Mental Masivo a través de las cadenas de Televisión)”, Alex Ansary avisa del complejo penitenciario industrial.

“Enciende el noticiero local. Tiene unos minutos de los delitos de cuello azul, casi ningún delito de cuello blanco, unos pocos minutos de deportes, chismorreos varios, azarosos dimes y diretes políticos, y un vistazo a el tiempo que nadie está pronosticando correctamente. ¿Es eso lo que sucede en tu ciudad? ¡Y se supone que somos los dueños de las ondas! Los medios de comunicación apoyan abiertamente los intereses del complejo penitenciario industrial. Las historias se centran en los grupos penales minoritarios, y explotan las amenazas reales  haciéndolas parecer mucho más peligrosas de lo que son.Piensa sobre el crecimiento per cápita de presos en el país. Entonces recuerda que esto está ocurriendo al mismo tiempo que comenzó nuestro boom de cárceles. La policía en nuestras calles ha creado criminales. El objetivo es mantenernos en un estado de miedo, de esa manera los elitistas pueden atacar a cualquier grupo que desee sin miedo a las consecuencias. Por ello, los medios de comunicación siguen elaborando el arte intemporal de la deshumanización “.

El filo cortante del control de la mente desde hace mucho tiempo incluye el uso de la música y sus letras que producen significados subconscientes. Ahora los mensajes fascistas en la música de la calle adoctrinan no sólo a los jóvenes sino que su objetivo es reforzar las aspiraciones despóticas de los lacayos de la TSA (Agencia de Seguridad en el Transporte).

El artículo “The Transhumanist and Police State Agenda in Pop Music (La Agenda Transhumanista y el Estado Policial en la Música Pop )”, proporciona dos ejemplos de mensajes globalistas disfrazados en las actuaciones de Rihanna y Beyonce.

“En la jerga del hip-hop, el término” hard (duro)” por lo general se refiere a alguien que es el más inteligente,valiente, rebelde y decidido de la calle” no derribar al policía “. Hard (duro) incorpora este término a un contexto militar. Su video militarista cuenta con un grupo de hombres uniformados bailando bajo las órdenes de la “General Rihanna”. Hemos recorrido un largo camino de la Lucha del Enemigo Público contra el Poder … es ahora Someterse al Poder. Toda esta imaginería militar/dictatorial se mezcla con los movimientos y trajes sexys de Rihanna, apelando al instinto más básico de las masas: el Sexo.”

“Beyonce camina en el escenario con un grupo de hombres vestidos con uniformes antidisturbios … el tipo de unidad que un estado policial utilizaría para reprimir a la oposición durante la agitación popular. ¿Qué están haciendo en la performance (actuación) de Beyonce? Contribuir a impregnar la cultura popular con la imaginería de la policía estatal “.

En la siguiente cita, puedes leer la descripción mencionada en este informe.

“Dos ejemplos recientes de la perpetuación de la agenda del estado policial en la cultura popular son el vídeo musical de Jay-Z y  Kanye West No Church in the Wild  y el de Adam Lambert Never Close our Eyes. A pesar de, o quizás debido a, el hecho de que estas canciones son dos géneros diferentes que tienen como objetivo llegar a dos mercados diferentes, ambos contribuyen a la saturación de la cultura popular con la imaginería del estado policial. Si bien las autoridades no están necesariamente retratadas como los “chicos buenos”, están sin embargo ahí, como si su presencia en cualquier tipo de manifestación pública sea normal. “

Contrasta esta oscura fuerza bruta, con una era de optimismo y esperanza. Los temas de la paz y el amor en la música y acciones políticas de John Lennon ofrecen una alternativa rudimentaria a las espantosas atrocidades que el establishment comete de forma rutinaria en nombre de la seguridad nacional.

El rap gangsteril tiene poco en común con ” All You Need is Love “.

La rebelión de la juventud es natural, pero la resignada aceptación de la sumisión a la policía estatal es represión. Los pasados treinta y dos años desde su asesinato han sido un largo camino hacia el olvido. Lee la “Entrevista con el periodista de investigación  Jack Jones ” para comprender la eliminación de un peligroso mensajero de la paz. Qué camino más alejado de la letra de la canción de John Lennon ” Revolution “.

You say you’ll change the constitution
Well, you know
We all want to change your head.
You tell me it’s the institution
Well, you know
You’d better free your mind instead.
But if you go carrying pictures of Chairman Mao
You ain’t gonna make it with anyone anyhow.

Dices que cambiarás la constitución
Bueno, ya sabes
Todos queremos cambiar tu cabeza.
Me dices que es la institución
Bueno, ya sabes
Es mejor que liberes tu mente en su lugar.
Pero si sigues llevando retratos del Presidente Mao
no conseguirás nada con nadie de todos modos.

Ahora, la transición de la liberación mental de la época Beetle, y volver atrás y examinar los palpables crímenes de guerra del despótico premier Estadounidense, Abraham Lincoln. El libro de la biógrafa, libertina patriotera y fanática del LBJ, Doris Kearns Goodwin,  Team of Rivals: The Political Genius of Abraham Lincoln (Equipo de Rivaless: El genio político de Abraham Lincoln)  sirvió como el telón de fondo de la producción de Steven Spielberg del reciente film  Lincoln.

Alec Ryan escribe en el American Renaissance (Renacimineto Americano):

“En la moderna narrativa de Hollywood, todo gira en torno a la historia Américana de la Sagrada Experiencia Negra. Lincoln confirma esto, doblando la verdad histórica para pintar al más despiadado, sanguinario, y el líder estadounidense de más fuerte carácter en la historia como una especie de presumido, narrador pre-post-moderno graznando valientemente a través de las dificultades como un pálido Obama telepredicando. Los pocos Sureños están gruñendo, grises fanáticos, retrocediendo ante los firmes, y con el ceño fruncido de los guardias negros de la Unión, cuando ellos se escabullen durante una reunión que se llevó a cabo en la conferencia de paz de Hampton Roads de Febrero de 1865.

La película tiene completamente una sensación de sobrecogimiento silencioso, como si se doblegaraa su propia auto-evidente justicia. No hay equilibrio, no hay complejidad, ni sentido de la lucha interna o desesperación. Sin argumentos opuestos. Su punto de vista simplista, se asemeja más a la psicología de palomitera de Los Vengadores o  La Liga de la Justicia en lugar de la película histórica seria que claramente desea ser reconocida “.

El objetivo de la evaluación al rendir adoración al destructor de la República con el autoritarismo del presidente reelecto es equiparar el despotismo de ambos regímenes. La imposición del estado policial es parte del plan maestro para esclavizar la autonomía inherente  de los ciudadanos libres.

La insidiosa cultura popular despoja a las instituciones tradicionales de la protección constitucional y la separación de poderes por la disminución de la voluntad de los ciudadanos soberanos para luchar contra la tiranía. El objetivo de la imposición de la salvaje crueldad de la deshumanización busca difundir la mentalidad de lo  Sons of Anarchy  (Hijos de la Anarquía) en posiciones de autoridad. La fusión de las fuerzas del orden en las filas de las organizaciones criminales se convierte en un hecho común en el entorno de la policía estatal.

Érase una vez, la paz policial mantenía el orden y el equilibrio. Ahora, la policía considera que los derechos naturales son arbitrarios y condicionados a la obediencia a los dictados del gobierno.

El 911 (11S) proporcionó la excusa para infligir una ” Guerra del Terror “bajo el disfraz de la seguridad nacional. Los guiones de la serie  Homeland  fomentan el fin justifica los medios son repugnantes para todo defensor de la libertad. Cada día, la policía estatal está evolucionando convirtiéndose siendo más invasiva y punitiva.

Una cultura que glorifica a los matones enfundados en botas militares que dispone de los ciudadanos inocentes como siniestros terroristas destruye la esencia de la nación. El Nuevo Orden Mundial utiliza el deprimente adoctrinamiento de la inevitabilidad para la sumisión a su matriz de juego mental.

Los muertos vivientes que aceptan una sociedad dependiente administrada por matones burocráticos, voluntariamente tolera un destino de servidumbre. Ya que escribir es todo ira y el lenguaje escrito es muy deficiente, es tal vez la mejor manera de comunicarse aunque el objetivo de la cultura popular es la de desviarnos de esa experiencia tanto como sea posible. Prueba con el contacto persona a persona, te puedes sorprender con los resultados.

Fuente aquí.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s