La Primera Raza: ¡Salió de Australia, no de África!

Por STEVE STRONG

Traducido por FTG

En la última década, toda clase de inesperados descubrimientos arqueológicos han llevado a muchos expertos a cuestionarse gran parte de lo que se habían asumido como un hecho. Los resultados recientes y el trabajo de campo en relación con pequeños ‘hobbits’ en la isla de Flores, los homínidos siberianos con conexiones de ADNmt (ADN mitocondrial) a la gente de Papua Nueva Guinea, la exclusividad de nuestro distintivo código genético  Homo sapiens  que se han visto comprometidos por una entrada de 4% de ADN Neandertal, y una variedad de hallazgos inesperados han puesto en cuestión muchos supuestos elementales que se tenían sobre el pasado.

El Profesor Clive Gamble (Universidad de Southampton) resumió sucintamente la actual situación de estancamiento y la polarización que esto ha causado, al declarar que tenemos que construir “un mapa completamente nuevo del mundo y cómo lo poblamos.” 1  Por supuesto, nuestra respuesta a la llamada de Gamble puede parecer radical, sin embargo, estos descubrimientos, no sólo en América, sino en toda la región del Indo-Pacífico, todos apuntan a la misma antigua inspiración meridional.

Después de una extensiva consulta e investigación, somos de la opinión de que en algún momento en el pasado distante, no menos de 50.000 años y posiblemente mucho antes, los hombres y las mujeres aborígenes zarparon de Australia y comenzaron a explorar tierras extranjeras. Ellos eran los portadores de nuevas ideas y opciones, y legaron a la humanidad las piedras angulares de la civilización: la religión, la cultura, la igualdad de género, el arte, la navegación, la democracia, la astronomía, la cirugía y sus genes.

Los Guardianes del Conocimiento y las Leyes tradicionales de los Aborígenes Australianos han dejado claro para nosotros que ellos son ciertamente la “Primera Raza”. 2  No eran, como se supone por el público general, salvajes ignorantes estancados en su inercia primitiva. Como el altamente respetado Anciano Dhungutti Rueben Kelly cita, “Hace siglos que ustedes los blancos eligieron el camino de la ciencia y la tecnología. Ese camino destruira el planeta.Nuestro papel es el de proteger el planeta. Esperamos que ustedes lo descubran antes de que sea demasiado tarde “. 3

A diferencia de los demás en el campo o en el laboratorio, no hemos “descubierto” nada: nuestra función es la de actuar como escribas y presentar fielmente su historia. El resto es fácil: encontrar pruebas para los blanco para fundamentar la verdad del origen africano.

Cuestionando la salida de África

Antes de emprender este antiguo viaje hay un destino y el éxodo que necesita ser reposicionado: África. De acuerdo a los textos  académicos y arqueológicos, África es el lugar desde donde los humanos modernos evolucionaron y luego extendieron  sus genes  a todos los continentes.La teoría de la salida de África con el paso de los años, desde que propuso por primera vez, se ha transformado en un hecho. Uno de los documentos originales que aseguran trazar los movimientos de nuestros antepasados y origen,  The Recent African Genesis of Humans (El Reciente Génesis Africano de los Humanos), escrito por los profesores Alan Wilson y Rebecca Cann, es reconocido como el capítulo que cierra este misterio. Sin embargo, entre los absolutos había un calificador que ha sido convenientemente y repetidamente descuidado. Sabiamente, con el beneficio de la retrospectiva, los autores afirmaron que el  Homo sapiens  “probablemente”, 4  nunca definitivamente, evolucionó en África.

Wilson y Cann propusieron que todos los humanos modernos comparten la misma madre antigua, a la que dieron el nombre de Eva, y de acuerdo con sus cálculos vivió en África en algún momento entre hace 150-200.000 años. De crucial importancia son dos de los tres supuestos que sustentan sus matemáticas.

Las poblaciones aborígenes(sic) de Nueva Guinea y Australia se calcula que se habían asentado hace menos de 50.000 a 60.000 años atrás. La cantidad de la evolución que se ha producido desde que en cada uno de esos lugares parece aproximadamente de un tercio de la que se muestra en la totalidad de la especie humana. En consecuencia, podemos inferir que Eva vivió tres veces  50.000 a 60.000 años, o aproximadamente hace 150.000 a 180.000 años. 5

Esta declaración fue considerada como la última palabra, y la resolución de los “15 años de desacuerdo” 6 entre dos ramas de la ciencia. Wilson y Cann triunfalmente proclamaron la victoria en nombre de los genetistas moleculares que declaran que “ganamos el argumento, cuando los paleontólogos admitieron que nosotros estábamos en lo correcto y que ellos se habían equivocado”. 7

Con el caso cerrado y asegurado los derechos de fanfarronear a perpetuidad, la ciencia había proporcionado una vez más certeza y una ascendencia africana. O al menos eso parecía. Pero no mucho después de que su trabajo fuera publicado Rebecca Cann se dio cuenta de que estaban equivocados. En 1982, examinaron el ADN mitocondrial de 112 personas indígenas, entre ellas doce indígenas de completa ascendencia aborígen, y los resultados fueron totalmente opuestos a lo que se suponía había sido resuelto por completo.

Sin embargo, Cann se vio obligado a contradecir un principio central de su trabajo, afirmando que “el ADN mitocondrial pone el origen del  Homo sapiens  mucho más atrás e indica que los aborígenes australianos surgieron hace 400.000 años a partir de dos linajes distintos, mucho antes que cualquier otro tipo racial “. 8  No sólo fue la aparición de los Aborígenes Homo sapiens  “mucho antes” 9  que cualquier africano, ella proporciono una secuencia y la tierra madre.

El grupo racial de Australia tiene un número mucho más elevado de mutaciones que cualquier otro grupo racial, lo que sugiere que los Australianos se separaron de un ancestro común alrededor de hace 400.000 años atrás. Por la misma teoría, los Mongoloides (asiáticos) se originaron hace unos 100.000 años, y los grupos negroides y caucásicos hace unos 40.000 años.10

La realineación y retrocesos eran de interés inmediato para Alan Wilson. Si Cann estaba en lo correcto en la detección de un “número mucho más elevado de mutaciones” 11  podrían también romper su papel original.

Desesperado por solucionar las inconsistencias obvias, Wilson hizo dos visitas a Australia. En 1987, Wilson tomó muestras del ADN mitocondrial de 21 descendientes puros de Aborígenes Australianos y proporcionaron 15 líneas diferentes. Este número estaba fuera de lo que nadie esperaba y obligó a Wilson a la convincente conclusión de que había más de 15 mujeres embarazadas en el primer barco. Una segunda visita en 1989 aumentó el número de tripulantes a niveles que literalmente se hundirían el barco, en cuanto entrara en el agua, y obligó a Wilson a abandonar África como el lugar donde  el Homo sapiens  se originó. De una segunda muestra de diez, un porcentaje similar (70%) de la mutación estaba presente. Al recibir los resultados de su segundo muestreo de ADN mitocondrial Wilson inmediatamente reconoció que la teoría dd la salida de África estaba equivocado.

La matemática no era complicada: la tasa acordada de mutación del ADNmt por cada nuevo hebra es de 3.500 años, por lo tanto, 22 x 3.500 = 77.000 años. Wilson se dio cuenta en caso del regreso y el aumento de la población encuestada, también lo sería el aumento del tamaño de la tripulación. A él no le quedó más remedio que descartar su artículo original.

Parece demasiado lejos de admitir, pero mientras que  el Homo erectus se fue confundiendo en el resto del mundo, algunos pocos erectus  habían conseguido llegar a Australia e hicieron algo totalmente diferente – ni siquiera con herramientas de piedra – pero es allí donde  el Homo sapiens  emergió y evoluciono …  Homo sapiens  habría evolucionado libre de la competencia a partir de un pequeño grupo de  Homo erectus  hace 400.000 años.12

Lamentablemente, y en cierto modo desconcertante, estos hallazgos fueron ignorados en su mayoría. De hecho, la oposición a la teoría fuera de África ha perdido impulso. Tal vez este tímido clima en cierta medida explica las reacciones a la investigación de Alan Thorne sobre la genética y la antigüedad del Hombre del lago Mungo (WLH3). Redatado en más de 60.000 años de antigüedad y el más antiguo  Homo sapiens  jamás encontrado, esto en sí mismo plantea serias dudas en relación con las credenciales de cualquier teoría afirmando que los primeros navegantes llegaron a las regiones del norte de Australia hace unos 60.000 años. A miles de kilómetros de cualquier posible punto de entrada, los aspectos prácticos involucrados en llegar a esta tierra distante en el lago en cuestión de días después de desembarcar son insuperables. Esta fecha, junto con el descubrimiento del que WLH3 tenía un “ADN extinto” 13  , que no se parece a ninguna otra población, sin duda pone en duda la realidad de una migración Africana.

Volviendo a los cálculos originaldes de Wilson y Cann, su propuesta temporal de algún punto entre 50-60.000 años no se encuentra en un terreno menos inestable que su error de cálculo genético. Hay por lo menos diez sitios australianos afirmando tener más de 60.000 años, concediendo que cada fecha es cuestionada por los críticos conservadores, pero aún así, todos son productos de respetados académicos.

¿Qué se necesita para ser aceptado que si sólo una fecha resulta ser correcta, con independencia de cualquier juicio que se pase en los otros nueve, se puede declarar con confianza como un hecho que Australia no fue colonizada por Homo sapiens  africanos hace unos 60.000 años. Tanto si el sitio ganador resulta ser Lake George-agricultura mediante quema (120.000 años), el Lago Eyre- parte superio de un cráneo (135.000 años); herramientas en Jinmium (176.000 años); Panaramittee- petroglifos de cocodrilos de agua salada (75.000 años); Rottnest Island-herramientas (70.000 años); Devonport-pretroglifos (> 115.000 años); arte en Jinmium- (75-116,000 años), la Gran Barrera de Coral – agricultura mediante quema (185.000 años); Mungo Lake (WLH3)- esqueleto completo (61-65,000 años), o (WLH1)-huesos cremados (61.000 años), uno de los diez es suficiente para negar la entrada africana.

Los Primeros Americanos

Para agravar las inconsistencias de la teoría de la salida de África estan los recientes descubrimientos de “cientos de restos óseos” 14  en América que “se parecen a los aborígenes australianos.” 15

En la edición de octubre/noviembre de  Cosmos,  Jacqui Hayes presentó un caso morfológicamente convincente en apoyo de la presencia de Aborigenes Australianos en América. Según Hayes, el asentamiento Aborigen de las Américas comenzó en un tiempo indeterminado antes de la segunda migración de personas , “con distintivos rasgos mongoloides” 16  y quedan, dentro de esa línea, una serie de cuestiones sin resolver.

Cuando se afirma que “sorprendentes nuevos hallazgos sugieren que los primeros Australianos hicieron todo el camino a América del Sur hace más de 11.000 años atrás”, 17  la narrativa es incompleta. ¿Cuánto tiempo hace que se establecieron los Aborígenes, y  en que otros lugares se establecieron? Si, efectivamente, Hayes tiene razón en que los Aborígenes Australianos estuvieron en América, en una fecha obtenida más allá de 11.000 años debe ser debido a las acciones de las personas que portaban los genes Australianos Aborígenes.

La imposibilidad de cualquier migración africana, genes o antígenos que entraron en América, fue confirmado mediante el examen de los huesos de Aborígenes que establecen la presencia de antígenos distintivos.

Arnaiz-Vilena y su equipo analizaron el sistema antígeno leucocitario humano (HLA), que es un grupo de proteínas en la superficie de las células inmunes humanas. Los HLAs son la prueba con la que los médicos determinan si los tejidos de una persona son compatibles para el trasplante de órganos o huesos. El HLA es un marcador nuclear dando incluso una genealogía e historia genética para ambos sexos. La mejor prueba que muestra que el HLA es un buen marcador genético para el estudio de parentesco de la  población es que por lo general se correlaciona con la geografía. 18

Como era de esperar, el primer candidato era Australiano, pero igual de importante es que los resultados comparativos fueron testigos de una omisión notable: parece que los Africanos se olvidaron de firmar.

“Entonces, ¿qué encontraron? Firmas únicas que sólo se encuentran en los Aborígenes Australianos, los isleños del Pacífico y los pueblos de Asia e incluso en Europa. ” 19  Desaparecido en acción y en mención, la no aparición de los afro HLA es una pieza más de inconveniente evidencia que lleva un sello Australiano.

Al recalibrar esta línea de tiempo Aborigen Australiana/Americana , los datos apenas excedían el máximo de Clovis (mongoloide) siendo la fecha de entrada sin duda incómoda, pero no exigía el arrancar las páginas. Corroborando la evidencia de la presencia Aborigen durante los 10.000 años anteriores a la segunda migración de Asia comenzara se puede encontrar en Tlapacoya, BP 21,700-25,000, la cueva de Los Toldos, Patagonia, 14-15,000 BP, “Meadowbank Rockshelter 19.000 BP (suroeste de Pennsylvania), Tibitó 14.400 BP (Columbia), Walker 15.000 BP (Minnesota) y 13.450 BP Mud Lake (Wisconsin). ” 20

Pero esto no se detiene ahí. La Profesora Silvia Gonzales, quien es una destacada defensora de la teoría de la salida de Australia, fue muy escalonada 21  por los datos obtenidos en el análisis de huellas encontradas en una capa de ceniza volcánica en el lago Vasequillo (México). “Una variedad de impresiones (humana y animal) capturadas en esta capa de roca fueron datadas utilizando O.S.L.” 22  Ella encontró, para su comprensible sorpresa, que el marcador de tiempo era de 40.000 años “cuando estos sedimentos fueron iluminados por los rayos del sol o de la última vez que el material se calento. ” 23  Gonzales es firme en que estas huella son de aborígenes australianos, y que llegaron a América en botes mediente el “island hopping(saltando de una isla a aotra)”24  alrededor de la cuenca del Pacífico.

Tal fecha, 40.000 años, empuja los límites y afirman una extensa ocupación Aborigen, y no ha permanecido sola. El momento en que Albert Goodyear corroboró la datación del lugar, acentuada por la considerable distancia entre los lugares, no puede ser una coincidencia.

Goodyear ha estado trabajando en un yacimiento arqueológico en el río Savannah, cerca de Topper. Se estuvo de acuerdo en que todas las evidencias del yacimiento de Clovis habían sido reunidas y su trabajo estaba completo … Siguió cavando otros cuatro metros antes de que aparecieran una gran variedad de herramientas de piedra, junto a una fogata, que fueron desenterradas. Un pequeño trozo de carbón vegetal fue analizado mediante el recuento del carbono 14 residual y dió una fecha de no menos de 37.000 años se consideró apropiada. 25

Tan embarazosas como estas fechas son las relacionadas a cuando los antiguos Aborígenes Australianos llegaron por primera vez a América, se pone peor para cualquiera apegado a las teorías tradicionales.

No muy lejos de las huella del lago  Vasequillo, Gonzales  investigó otro yacimiento que fue ignorado deliberadamente por cerca de 30 años después de una investigación exhaustiva realizada por Cynthia Irwin-Williams. Las fechas son tan sensacionales y numerosas, y tan obviamente relacionadas con los objetos hechos por  Homo sapiens  artistas, los arqueólogos abandonaron las herramientas y cuadernos de notas y prometieron no volver jamás. Las fechas extrapoladas por una variedad de sólidos análisis geológicos eran demasiado antiguos, no sólo por la ocupación, sino también fuera del periodo asumido  para la primera aparición del Homo sapiens. Hasta cierto punto, la cuestión no es sólo una cuestión de si estos números son factibles, sino más bien un caso de abierto antagonismo entre las dos ramas rivales de la ciencia.

Christopher Hardaker, autor de  The First American (El Primer americano),  creó una conversación ficticia entre los dos equiposs rivales que destaca gráficamente cómo la discusión sobre qué grupo de académicos tiene razón ha cegado a los combatientes.

ARQUEÓLOGO: ¿Usted nos está pidiendo que crea que el arte sofisticado y tecnología del Paleolítico Superior fue inventada hace más de 200.000 años en el centro de México por el  Homo erectus ? Ridículo.GEÓLOGO: Usted nos está pidiendo que creamos que la Ciencia está apagada por una magnitud de 10? Ridículo. 26

.A menudo, el resultado de la tecnología de vanguardia, los análisis químicos y los cálculos hechos provenían de instituciones muy respetables y particulares. Algunas de las técnicas ofensivas y fechas (que provenían de la capa de ceniza volcánica y escombros depositados por encima de los artefactos / o huellas) son: Serie Datada por Uranio (200.000 años); Fission Track Zircon (170-640,000 años); soluciones minerales (200.000 años), el análisis de Diatomeas (80.000 años); U-Th/He (200.000 años); tephrahydration (250.000 años), cambios magnéticos en las rocas (790.000 años) y argón argón (1.300.000 años).

Los hechos y las grandes cifras, exigen una respuesta. ¿Qué pasa si sólo una fecha es realmente cierta? ¿Eso significa que el Homo sapiens  tiene, como Christopher Hardaker asegura, es responsable de “arte de 600.000 años de edad?” 27  Si es así, esto por sí solo sugiere la a menudo ridiculizada teoría de Mu, Atlantis y otras civilizaciones antiguas tienen sustancia geológica real?

En cuanto a si la ruta “island hopping(salto de isla en isla)” 28  de Gonzales desde Australia, a través de Asia, Japón, Siberia y luego América es plausible, a menudo se dice que una imagen puede actuar como un sustituto digno para bastantes pocas palabras. La fotografía inferior de un Anciano Ainu Japonés de ascendencia pura fue tomada a finales del Siglo 19 por el antropólogo alemán Dr. Hermann Klaatsch. Las características físicas que aparecen en esta fotografía, en asociación con el reciente descubrimiento de “un esqueleto muy bien conservado en Gua Gunung, Malasia” 29 resuena a una antigua inspiración sureña. El Malayo “espécimen tiene menos 10.200 B.P. y se dice que es un representante tardío de una morfología no especializada, similar a la de los aborígenes australianos.” 30

Anciano Ainu

Pueblo Ainu (Japón)

La Primera Embarcación

Para la aparición de una población “similar a la Australiana” 31  los aborígenes en Malasia, Japón, América o cualquier otro lugar, se necesitaba una embarcación. El acuerdo tantas veces propuesto de Australia desde África en una balsa destartalada, o a través de aferrarse desesperadamente a los troncos durante las tormentas, no está a la altura. Este navío debía ser capaz de soportar los monzones y las semanas en el mar, y dar cabida a una tripulación de cerca de 20 adultos para evitar la endogamia y así repoblar con éxito un continente deshabitado. En ninguna parte hoy en día nadie va a descubrir los antiguos restos de madera de esa sofisticada nave  “cruza océanos” 32 . Pero si se buscaran el resto de los tablones únicamente hay un lugar donde buscar.

Graham Walsh era “la autoridad ampliamente reconocida en el fascinante arte Bradshaw  de la zona de Kimberley … Dentro de esta área, ha descubierto las pinturas más antiguas de barcos en el mundo, datadas en una edad mínima de 17.000 años, pero con la fuerte posibilidad de ser de hasta 50.000 años de antigüedad … ” 33  Walsh insistió en que la “alta proa del barco” 34  es “innecesaria para barcos usados ​​en las aguas continentales, en calma. El diseño sugiere que fue utilizada en el océano abierto. ” 35 Walsh estaba bastante impresionado por la función, la antigüedad, y lo más importante, las dimensiones de estos navíos: “. Son barcos grandes, totalmente extraños” 36  Por otra parte, no sólo fue la sofisticación y la tecnología exhibida difícil de asimilar para Walsh, que aún tenía que dar cuenta de las razones por las que había “dos pinturas de barcos de alta mar, uno con 23 personas a bordo, y el otro con 29.” 37

Estos son números ideales como poblaciones fundadores cuando se navega hacia tierras lejanas, sin embargo diagramas y especificaciones no hacen un barco. Tener una clara idea es un primer paso prometedor, pero hay algunos aspectos prácticos que deben abordarse antes de que cualquier idea toma forma. Se requieren materiales, herramientas y las habilidades necesarias de navegación que supuestamente no existían por lo menos en otros 20.000 años. Independientemente de lo que se suponga, la primera herramienta necesaria para construir un barco que cómodamente tenga capacidad para 30 personas, es un hacha. La madera es lo principal, no los troncos podridos que caen, es esencial en la fabricación de un navío lo suficientemente fuerte como para navegar a través de los océanos.

No debería ser ninguna sorpresa ya que el hacha más antigua del mundo, datada en 40.000 años, fue encontrada en Huon Terraza PNG (que era parte del continente australiano hasta hace 8.000 años), otros descubrimientos en la tierra de Jaowyn, el Territorio del Norte (35.500 años ), en Sandy Creek, Queensland (32.000 años) y el Territorio del Norte de Malangangerr (23.000), son por lo menos 8.000 años más antiguas que la primera hacha encontrada fuera de Australia en (Niah Cave, Sarawak, 15.000 años).

Con hacha en mano, los planos de la pared, las reservas para navegar hechas, todavía queda una habilidad vital de navegación para cualquier viaje más allá del fin de la tierra. El libro de Hugh Cairns  Dark Sparklers (Oscuros Fuegos artificiales) es la primera y única publicación dedicada a la puesta en común de conocimientos astronómicos tradicionales Aborígenes. Cairns se ganó la confianza del Anciano Wardaman Bill Harnley, que habló de su conocimiento ancestral de las estrellas “, grandes figuras negras”, 38  los movimientos de las constelaciones, y de las estrellas “en lo alto..” 39  De acuerdo a Cairns, ha habido astrónomos aborígenes por “cerca de 30.000 años.” 40

No sólo el Pacífico, sino también el océano Índico, fue una ruta utilizada para navegar y luego compartir tanto dones esotéricos, como tecnologías, directrices, y por supuesto, genes.

“El Dr. Raghavendra Rao y los investigadores del proyecto Estudio Antropológico Indio con respaldo de la India encontraron mutaciones únicas siendo compartidas entre los actuales Indios y los Aborígenes. ” 41  Ellos “identificaron siete personas del centro de Dravidian y tribus Austro-Asiáticas que compartían rasgos genéticos que sólo se encuentran en los aborígenes . ” 42

Mucho antes, los estudios lingüísticos de la lengua Dravidian ya habían identificado la misma relación. Los Dravidian “pescadores de la costa de Madras utilizan casi las mismas palabras para  yo, tú, él, nosotros,  y  que  que algunas tribus aborígenes. Muchas otras palabras clave en los dialectos Dravidian son idénticos a los términos aborígenes de Tasmania, tanto en la pronunciación como el significado. ” 43

Es necesario apreciar que la cultura y el lenguaje de Tasmania es un hecho relativamente reciente, y la isla es el resultado del final del deshielo al final de la última Edad de Hielo cuando el mar cubría las llanuras bajas entre Victoria y Tasmania. Durante los últimos 8.000 años, este aislamiento ha sido instrumental en el desarrollo de una cultura distintiva de Tasmania. 44

Con un lenguaje que no llegó a existir antes de hace 8.000 años formando una parte sustancial del vocabulario básico Dravidian, esta conexión de ADNmt sugiere fuertemente que los aborígenes australianos se mantuvieron en contacto con la India por un tiempo considerable.

Sobre todo porque “las canoas australianas se construían de forma idéntica a las de las tribus costeras Dravidian de la India, y las tribus salvajes en la región de Deccan de la India son la única cultura conocida por usar el boomerang fuera de Australia.” 45  El  boomerang más antiguo descubierto en el mundo se encuentran en Wyrie Swamp, Australia del Sur, y está datado en 10.200 años.

El dingo, es aceptado que fue llevado a Australia desde algún lugar de Asia hace unos 6.000 años, sólo fortalece la posibilidad de un prolongado enlace Australo-Indio. Al parecer, los Dravidianos adoptaron el boomerang australiano para cazar, eligieron sus canoas mejor diseñados para ayudar a la pesca, y como suele ser el caso cuando se encuentran por primera vez dos culturas, compartieron la tecnología, la amistad y los genes.

Hay mucho más en esta antigua narrativa Aborigen. A lo sumo hemos proporcionado una breve descripción geográfica de hasta donde navegaron los antiguos Aborígenes, y la esperanzadora evidencia presentada validando su creencia de que son descendientes de la “Primera Raza”. 46

Si la hebra africana del  Homo sapiens  surgió hace 40.000 años no es para tenerlo en cuenta, nuestro foco está en los genes más tempranos de Australia, sus viajes y su herencia. Hemos examinado algunos de los lugares alcanzados, pero en cuanto a la herencia religiosa del  Dreaming (Sueño)  como se evidencia a través de los nueve principios místicos  compartidos, respaldados por la igualdad de género y la especie, es un capítulo más de una historia antigua que abarca eones y geografía . Su íntimo conocimiento de lo divino, junto con los dones menores de la navegación, la astronomía, la cirugía cerebral, la penicilina, el entierro/cremación/embalsamamiento, amputaciones, hechas por hachas, la democracia, los arcos y las flechas, y mucho más, es parte de un olvidado origen que merece ser escuchado una vez más.

Notas a pie de Página

1. “Australia’s ‘First Americans’,” Daily Telegraph, 8 September 2004, 3 (n).

2. The Nephew of Reuben Kelly, 2010, Recounting Uncle Rueben Kelly From his Nephew, Personal Communication to Steven Strong.

3. Anne Wilson Schaef, Native Wisdom for White Minds: Daily Reflections Inspired by the Native Peoples of the World (Random House, 1995).

4. Allan C. Wilson & Rebecca L. Cann, “The Recent African Genesis of Humans: Genetic Studies Reveal That an African Woman of 200,000 Years Ago Was Our Common Ancestor,” Scientific American 266, no. 4. (April 1992), 68.

5. Ibid. 72.

6. Ibid. 68.

7. Ibid. 68.

8. Robert Lawlor, Voices of the First Day: Awakening in the Aboriginal Dreamtime (Inner Traditions International, 1991), 26.

9. Ibid. 26

10. Ibid. 26.

11. Ibid. 26.

12. Ibid. 26.

13. Leigh Dayton, “DNA Clue to Man’s Origin: How Mungo Man Has Shaken the Human Family Tree,”The Australian, 9 January 2001, 1(n).

14. Jacqui Hayes, “Ancient Odyssey,” Cosmos issue 35, 2010, 42.

15. Ibid. 39.

16. Ibid. 40.

17. Ibid. Front Cover.

18. Ibid. 45.

19. Ibid. 45.

20. Steven Strong & Evan Strong, Constructing a New World Map, 1st ed. (University Press of America Inc., 2008), 42.

21. Martin Redfern (producer/reporter), Pauline Newman (producer) & Robyn Williams (presenter), “Oldest American Footprints” (transcript), The Science Show, ABC Radio National, 11 Feb. 2006,http://abc.net.au/rn/sciencesshow/stories/2006/1564746.htm

22. Strong & Strong, Constructing a New World Map, 48.

23. Redfern, Newman & Williams, The Science Show.

24. Ibid.

25. Strong & Strong, Constructing a New World Map, 49.

26. Christopher Hardaker, The First American: The Suppressed Story of the People Who Discovered the New World (New Page Books, 2007), 187.

27. Ibid. 45.

28. Redfern, Newman & Williams, The Science Show.

29. Walter A. Neves & Mark Hubbe, “Cranial Morphology of Early Americans from Lagoa Santa, Brazil: Implicatons for the Settlement of the New World,” Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 102, no. 51 (2005), www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=1317934, 467.

30. Ibid. 467.

31. Ibid. 467.

32. Michael Winkler, “Rock Star of the Kimberley,” The Age, 20 Sept. 2004.

33. Strong & Strong, Constructing a New World Map, 47.

34. “First Americans Were Australian,” BBC News, 26 Aug. 1999,http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/430944.stm.

35. Ibid.

36. Winkler, “Rock Star of the Kimberley.”

37. Ibid.

38. Hugh Cairns & Bill Yidumbuma, Dark Sparklers, 2nd ed. (H.C. Cairnes, 2004), 42.

39. Ibid. 39.

40. Ibid. 42.

41. AAP, “First Australians Were Indian: Research,” Sydney Morning Herald, 23 July 2009(n); Within Steven Strong & Evan Strong, Forgotten Origin (University Press of America, Inc., 2010), 16.

42. AAP, “First Australians Were Indian: Research”; Within Strong & Strong, Forgotten Origin, 16.

43. Lawlor, Voices of the First Day, 120.

44. Strong & Strong, Forgotten Origin, 17.

45. Lawlor, Voices of the First Day, 120-121.

46. Kelly.

Fuente aquí.

1 comentario

  1. una teoria por demas esperanzadora que podria explicar el poblamiento de patagonia en america del sur!!


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s