No Pienses en Elefantes

Título Original: Don’t Think about Elephants

Por Jeffrey Tucker  |  Laissez-Faire Books

Traducido por FTG

La película  Inception (Origen)  (2010) dirigida por Christopher Nolan, es una de las pocas películas que he visto que se toma la idea de las mismas ideas en serio.

Trata sobre un equipo de expertos que se especializa en el espionaje corporativo mediante la extracción de información de los sueños. Esta vez, su trabajo es mucho más difícil: Se les pide implantar una nueva idea en la cabeza de alguien usando los mismos métodos.

El siguiente intercambio se lleva a cabo para ilustrar el poder de una idea:

“OK, este soy yo, sembrando una idea en tu mente. Yo digo: No pienses en elefantes. ¿En qué estás pensando? “

¡Ese es el punto!

Otro personaje explica la profundidad del problema más de extraer o implantar ideas:

“¿Cuál es el parásito más resistente? ¿Las bacterias? ¿Un virus? ¿Un gusano intestinal? Una idea. Resistente … muy contagiosa. Una vez que una idea se ha apoderado del cerebro, es casi imposible de erradicar. Una idea que está completamente formada – completamente entendida – se clava – profundamente en alguna parte “.

En la vida real, la gente está implantando ideas en nuestras cabezsa todo el tiempo. Si has visto alguna de las grandes convenciones políticas durante la semana pasada, tú sabes esto.Nos dicen que los necesitamos para mantenernos a salvo, seguros, prósperos, virtuosos y justos. En su ausencia, algo terrible ocurrirá.

El objetivo aquí es una versión diferente de espionaje. Se nos está persuadiendo de darles dinero para llevar a cabo sus campañas y luego, a la hora señalada, se marchan al gobierno – vas al colegio designado y escoges la papeleta  electoral en la forma en que desean que lo hagamos.

Poco a poco estamos dejando de hacerlo, pero sólo lo suficiente para cumplir dando la apariencia de consentimiento. Millones de personas tienen una idea implantada en la cabeza y actuan en consecuencia. Es más o menos como funciona. Ha funcionado por un tiempo muy largo. El sistema no es tan saludable como lo solía ser, pero sigue siendo la mejor oportunidad que la élite gobernante tiene que obtener nuestra cooperación.

¿Qué pasa si la mayor parte de lo que sucede en estas convenciones partidistas es una ilusión? ¿Y si los poderes reales que dirigen nuestras vidas son en gran parte intocables por el voto y las elecciones? ¿Y si esos poderes reales son tan vulnerables que si dejamos de creer en ellos, perdieran su poder? ¿Y si el camino hacia la libertad estuviera tan claro como el descubrimiento de la realidad después de un período de sueño?

.Este es el punto de vista de Hans-Hermann Hoppe. Él es el autor del e-book de la semana en el Club de Laissez Faire : La Gran Ficción .

La Gran Ficción explica el funcionamiento interno del Estado como ningún otro libro. Hoppe profundiza en la historia, el origen de la propiedad, la naturaleza del poder, la verdad sobre el dinero, y muchos otros temas para demostrar que gran parte de lo que tendemos a creer sobre el sistema es esencialmente una fábula.

El aparato del poder no nos protege, sino que nos roba. No estabiliza la economía, sino que dilapida la riqueza de la mayoría hacia la minoría. No nos mantiene a salvo, sino que hace que el mundo sea seguro para ellos, pero pone en peligro nuestras vidas y la prosperidad. La clase intelectual que es enviada a defender el sistema de poder está buscando su propio auto-interés.

La Gran Ficción es la mentira impulsada por la clase política que la explota mostrándonosla diariamente como necesaria e inevitable. Tampoco es cierto. Como parte de la gran ficción, hay muchas ficciones más pequeñas, también. Hoppe explica cada una de ellas: la idea de que el estado nos proporciona seguridad, que protege nuestro dinero, que nuestras sociedades son dirigidas científicamente por los expertos, que el Estado-nación es una especie de ser inmortal que va a durar para siempre.

Hoppe es uno de los intelectuales más importantes del mundo hoy en día, un gran pensador a la altura de un Hume, Hegel, Kant, Marx y Mises. Sus ensayos aquí mostrados son algunos de los más brillantes y de mayor alcance, que tratan de la propiedad, el dinero, la sociedad, el derecho, e incluso el método científico. Su reputación en Europa es tan grande que la gente clama para las invitaciones privadas a su salón. Sus escritos han sido traducidos a una docena de idiomas.

Esta es sólo una muestra de algunos de los materiales que encontrarás:

  • Tres marcas de un Estado (que el estado no advierte)
  • Por qué una población se pone al día con los impuestos, la intimidación y mal servicio por parte del Estado
  • Por qué los intelectuales se giran para apoyar al estado
  • Por qué la educación obligatoria existe realmente
  • Por qué y cómo el Estado trae consigo la guerra de todos contra todos
  • Por qué existen los derechos de propiedad solamente a causa de la escasez
  • Por qué cada desviación de los derechos de propiedad conduce a la pérdida social
  • Por qué la vida moderna es, de alguna manera, más salvaje que en los tiempos prehistóricos primitivos
  • Por qué los estados más ricos son más agresivos
  • Por qué y cómo se originó la familia como una unidad económica
  • Por qué la autosuficiencia es el camino a la pobreza
  • Por qué la trampa Maltusiana es real y el modo de escapar de ella
  • Por qué la mejora tecnológica hace crecer necesariamente la propiedad y el comercio
  • Por qué el ingrediente crucial que marcó el comienzo de la modernidad es la inteligencia humana
  • Por qué la privatización total no sólo es posible, sino deseable
  • Por qué es ingenuo esperar que el estado alguna vez reforme el sistema monetario
  • Por qué el tema de la inmigración es más complicado de lo que uno y otro lado admiten
  • Por qué el mejor camino a seguir para la libertad debe incluir el derecho a la secesión
  • Por qué leyes verdaderamente justas necesariamente deben extenderse desde la propiedad privada
  • Por qué no puede haber libertad religiosa sin derechos de propiedad.

Si no estás familiarizado con las obras de Hans-Hermann Hoppe, prepárate para La Gran Ficción, te causará un cambio fundamental en la manera de ver el mundo. Ningún escritor vivo hoy en día es más efectivo en despojar las ilusiones que  casi todo el mundo tiene sobre la economía y la vida pública. Más fundamentalmente, el profesor Hoppe hace que las cortinas se te caigan de los ojos en el tema más crítico que enfrenta la humanidad hoy en día: la elección entre la libertad y el estatismo.

El título proviene de una cita de Frederic Bastiat, el economista y panfletista del Siglo 19: “El Estado es la gran ficción por la que todos buscan vivir a expensas de todos los demás.” Él no dice que esta es una característica de la estado, un aspecto posible de la política pública haya ido mal, o un signo de un estado que se ha vuelto loco en un cambio de su papel de vigilante nocturno para convertirse en recaudatorio. Bastiat está caracterizando la naturaleza esencial del Estado mismo.

La totalidad de los escritos de Hoppe sobre la política pueden ser vistos como una aclaración sobre este punto. Él ve al Estado como una banda de ladrones que utiliza la propaganda como medio de disimular su verdadera naturaleza. En esta manera descarnada, Hoppe ha contribuido de manera significativa a la literatura, mostrando cómo se origina el Estado y cómo la clase intelectual ayuda a perpetuar este encubrimiento, ya sea en nombre de la ciencia, la religión, o la provisión de algunos servicios como la salud, la seguridad, la educación , o lo que sea. Las excusas están siempre cambiando, el funcionamiento y el objetivo del Estado es siempre la misma.

“Sólo unas pocas personas pueden ver a través de la totalidad de la farsa”, escribe, “y aún menos tener el valor de hablar en contra de ella”.

Es cierto, pues, que Hoppe se encuentra junto a una larga lista de pensadores anarquistas que ven al Estado como interpretando un papel puramente destructivo en la sociedad. Pero a diferencia de la línea principal de pensadores de esta tradición, el pensamiento de Hoppe no está cubierto por las ilusiones utópicas acerca de la sociedad sin Estado. Él sigue a Ludwig von Mises y Murray N. Rothbard en la colocación de la propiedad privada como un elemento central en la organización social. Para justificar este punto de vista, Hoppe va mucho más allá de  tradicionales frases de Locke. Él ve a la propiedad privada como institución ineludible en un mundo de escasez, y se basa en el trabajo de la filosofía contemporánea europea para hacer sus reivindicaciones más sólidas que cualquiera de sus predecesores intelectuales “.

El lector se sorprenderá al acercarse a Hoppe porque es mucho más sistemático y lógico de lo que la gente espera de los escritores sobre estos tópicos. Él llegó a su punto de vista después de una larga lucha intelectual, después de haberse movido sistemáticamente de ser una convencional socialista de izquierdas a convertirse en el fundador de su propia escuela de pensamiento anarco-capitalista.

El dramático cambio le ocurrió en la universidad, como revela en las secciones biográficas de este libro. Él no da nada por sentado en el curso de su argumentación. Él conduce al lector cuidadosamente a través de cada paso en su cadena de razonamiento. Este enfoque requiere una disciplina extraordinaria y un nivel de brillantez fuera del alcance de la mayoría de los escritores y pensadores.

Esta obra en particular va más allá de la política, sin embargo, muestra toda la gama de pensamientos de Hoppe sobre economía, historia, metodología científica, y la historia del pensamiento. En cada campo, trae el mismo nivel de rigor, que conduce a la adhesión inquebrantable a la lógica, la falta de miedo en la cara de las conclusiones radicales.

A la luz de todo esto, parece demasiado limitante para describir a Hoppe como un simple miembro de la tradición austriaca o libertaria, porque realmente ha forjado nuevos caminos – en más formas de las que se hacen evidentes en sus escritos. Realmente estamos hablando de un genio universal, lo cual es precisamente por qué el nombre de Hoppe aparece tan a menudo en la discusión de los grandes intelectuales vivos en la actualidad.

Se da la circunstancia de que Hoppe es también una figura muy controvertida. Yo no creo que él lo haría de ninguna otra manera. De todos modos, éste es siempre el caso para las mentes creativas que realmente no se encoge ante las conclusiones de sus propias premisas. La perspectiva desde la que escribe proviene de un apego apasionado, pero todavía científico a la libertad radical, y su obra se produce en momentos en que el estado está en marcha.

Todo lo que ha escrito va al grano. Se trata de romper paradigmas. Justo cuando uno piensa que ha descubierto su modo de pensar, este lo lleva en una dirección que no esperaba. No son sólo sus conclusiones que son significativas, sino la forma magistral en que llega a ellas.

¿Dónde ve Hoppe el final de nuestra crisis actual? He aquí un pasaje para darle un sentido:

“El edificio del Imperio lleva las semillas de su propia destrucción. Cuanto más cerca un estado llega a la meta final de la dominación mundial y un gobierno mundial, menos razones hay para mantener su liberalismo interno y en su lugar lo que todos los Estados están dispuestos a hacer de todas maneras, es decir, tomar medidas enérgicas y aumentar la explotación de la gente productiva que aún quede. Consequenetemente, sin impuestos adicionales disponibles y la productividad doméstica estancada o en descenso, las políticas internas del Imperio de pan y circo ya no puede ser mantenidas por más tiempo. La crisis económica golpea, y una crisis económica inminente estimulará la descentralización de las tendencias, los movimientos separatistas y secesionistas, y conducirá a la desintegración del Imperio. Hemos visto que esto está sucediendo con Gran Bretaña, y lo estamos viendo ahora, con los EE.UU. y su Imperio aparentemente en las últimas (así como en España)”.

Es para mí un gran honor como editor ejecutivo de Laissez Faire Books ser el editor de una obra de esta importancia. Esto es más que una colección en la tradición libertaria, es un testimonio del hecho de que el progreso de las ideas es todavía posible en nuestro tiempo. Mientras que sigue siendo cierto, siempre y cuando la tradición que representa Hoppe es vivir y mejorar, no tenemos razones para creer que la libertad humana no tiene y no lo hará sucumbirá a la gran ficción.

Fuente aquí.

2 comentarios

  1. I like what you guys are up too. Such clever work and reporting!
    Keep up the good works guys I’ve you guys to blogroll.

  2. I am in fact grateful to the owner of this web site who has shared this impressive piece of writing at at this time.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s