El Plan de la Élite para un Nuevo Orden Social Mundial

Título Original: The Elite Plan for a New World Social Order

Por Richard K. Moore

Traducido por FTG

Cuando comenzó la Revolución Industrial en Gran Bretaña, a finales de los años 1700, había un montón de dinero que hacer mediante la inversión en fábricas y molinos, mediante la apertura de nuevos mercados, y obteniendo el control de fuentes de materias primas. Las personas que tuvieron la mayor cantidad de dinero para invertir, sin embargo, no eran tanto en Gran Bretaña sino más bien en Holanda. Holanda había sido la primera potencia occidental en los años del 1600, y sus banqueros eran los principales capitalistas. En la búsqueda de la ganancia, el capital holandés fluyó hacia el mercado bursátil británico, y así los holandeses financiaron el ascenso de Gran Bretaña, que posteriormente eclipsaría a Holanda económica y geopolíticamente.

De esta manera el industrialismo británico llegó a ser dominado por inversionistas acaudalados, y el capitalismo se convirtió en el sistema económico dominante. Esto condujo a una importante transformación social. Gran Bretaña había sido esencialmente una sociedad aristocrática, dominada por familias terratenientes. Cuando el capitalismo se hizo dominante económicamente, los capitalistas se convirtieron en dominantes políticamente. Las estructuras fiscales y las políticas de importación y exportación fueron cambiado gradualmente a favor de los inversores sobre los terratenientes.

Ya no era económicamente viable mantener simplemente una propiedad en el campo: uno necesitaba desarrollarla, convertirla a un uso más productivo. Los dramas victorianos están llenos de historias de familias aristocráticas que caen en desgracia, y se ven obligados a vender sus propiedades. Para efectos dramáticos, esta disminución se atribuye generalmente a una falla en algún personaje, un hijo mayor débil, tal vez.Pero de hecho, el declive de la aristocracia formaba parte de una transformación social más amplia causada por el ascenso del capitalismo.

El negocio de los capitalistas es la gestión del capital, y esta gestión se maneja generalmente a través de la mediación de bancos y casas de corretaje (las bolsas). No debería sorprender que los bancos de inversión llegó a ocupar la cima de la jerarquía de la riqueza y el poder capitalista. Y de hecho, hay un puñado de familias bancarias, incluidos los Rothschild y los Rockefeller, que han llegado a dominar los asuntos económicos y políticos en el mundo occidental.

A diferencia de los aristócratas, los capitalistas no están ligados a un lugar, o para el mantenimiento de un lugar. El capital es desleal y móvil – fluye a donde el mayor crecimiento pueda ser encontrado, ya que fluyó de Holanda a Gran Bretaña, luego de Gran Bretaña a los EE.UU., y más recientemente, de todas partes a China. Al igual que una mina de cobre puede ser explotada y luego abandonada, por lo que bajo el capitalismo toda una nación puede ser explotada y luego abandonada, como lo vemos en las zonas industriales oxidadas de América y Gran Bretaña.

Este desprendimiento de un lugar conduce a un diferente tipo de geopolítica bajo el capitalismo, en comparación con la aristocracia. Un rey va a la guerra cuando ve una ventaja para su nación al hacerlo. Los historiadores pueden “explicar” las guerras de los días pre-capitalistas, en términos del engrandecimiento de monarcas y naciones.

Un capitalista suscita una guerra con el fin de obtener beneficios, y de hecho nuestras elitistas familias bancarias han financiado ambos lados de la mayoría de los conflictos militares desde la Segunda Guerra Mundial o al menos desde la Primera Guerra Mundial. Por lo tanto los historiadores tienen dificultades para ‘explicar’ la Primera Guerra Mundial en términos de motivaciones y objetivos nacionales.

En los días de las guerras precapitalistas era como el ajedrez, cada lado tratando de ganar. Bajo el capitalismo la guerra es más como un casino, donde los jugadores se enfrentarán durante tanto tiempo y siempre y cuando se pueda obtener crédito para más fichas, y el verdadero ganador siempre resulta ser la casa – los banqueros que financian la guerra y deciden quién será el último hombre de pie. No sólo son las guerras las más rentables de todas las empresas capitalistas, sino por la elección de los ganadores, y la gestión de la reconstrucción, las familias bancarias de élite son capaces, con el tiempo, de ajustar la configuración geopolítica para satisfacer sus propios intereses.

Millones mueren en las guerras, las infraestructuras son destruidas, y mientras el mundo está de luto, los banqueros están contando sus ganancias y haciendo planes para sus inversiones en la reconstrucción de posguerra.

Desde su posición de poder, como los financieros de los gobiernos, las elites bancarias con el tiempo han perfeccionado sus métodos de control.Permaneciendo siempre entre bastidores, tiran de las cuerdas que controlan los medios de comunicación, los partidos políticos, los organismos de inteligencia, los mercados bursátiles, y las oficinas de los gobiernos. Y tal vez su mayor nivel de poder es su control sobre las monedas. Por medio de su estafador banco central (FED o BCE), ellos crean ciclos de boom (auge) y recesión, y que imprimen dinero de la nada y luego lo prestan con intereses a los gobiernos. El poder de la banda gansteril de la élite bancaria (los ‘banksters’) es absoluta y sutil …

Algunos de los más grandes hombres en los Estados Unidos tienen miedo de algo. Ellos saben que hay un poder en algún lugar, tan organizado, tan sutil, tan vigilante, tan entrelazado, tan completo, tan penetrante que ellos no hablan más alto que su respiración cuando lo pronuncian como si lo censuraran.
– President Woodrow Wilson

El Fin del Crecimiento – Banqueros versus Capitalismo

Siempre fue inevitable, en un planeta finito, que hubiera un límite para el crecimiento económico. La industrialización nos ha permitido precipitarnos hacia ese límite durante los últimos dos siglos. La producción se ha hecho cada vez más eficiente, los mercados se han vuelto cada vez más globales, y finalmente el paradigma del crecimiento perpetuo ha llegado al punto de los rendimientos decrecientes.

De hecho, ese punto se alcanzó en realidad alrededor de 1970. Desde entonces capital no ha buscado tanto el crecimiento a través de aumento de la producción, sino más bien mediante la extracción de mayores rendimientos de los niveles de producción relativamente planos. De ahí la globalización, que trasladó la producción a zonas de salarios bajos, proporcionando mayores márgenes de ganancia. De ahí la privatización, que transfiere los flujos de ingresos a los inversionistas que antes iban a los tesoros nacionales (bonos y letras del tesoro). Por lo tanto los mercados de derivados y divisas, los cuales crearon la ilusión electrónica de crecimiento económico, sin llegar a producir nada en el mundo real.

Durante casi cuarenta años, el sistema capitalista se mantuvo pasando por estos diversos mecanismos, ninguno de las cuales eran productivos en un sentido real. Y luego, en Septiembre de 2008, este castillo de naipes se desplomó, de repente, con lo que el sistema financiero mundial cayó de rodillas al borde del desastre.

Si uno estudia el colapso de las civilizaciones, aprende que la insuficiencia para adaptarse es fatal. ¿Nuestra civilización ha caído en esa trampa? Tuvimos dos siglos de crecimiento real, donde el crecimiento dinámico del capitalismo estaba en armonía con la realidad del crecimiento industrial. Luego tuvimos cuatro décadas de crecimiento artificial – el capitalismo se sustenta en un castillo de naipes. Y ahora, después de que el castillo de naipes se ha derrumbado, aparentemente se están haciendo esfuerzos  para llevar a cabo ‘una recuperación ‘- ¡del crecimiento! Es muy fácil tener la impresión de que nuestra civilización se encuentra en proceso de colapso, basado en la insuficiencia para adaptarse que cito al principio.

Tal impresión sería parcialmente correcta y parcialmente equivocada. Con el fin de comprender la situación real tenemos que hacer una clara distinción entre la elite capitalista y el propio capitalismo. El capitalismo es un sistema económico impulsado por el crecimiento, la élite capitalista son las personas que han logrado hacerse con el control del mundo occidental, mientras que el capitalismo ha funcionado durante los últimos dos siglos. El sistema capitalista ha pasado su fecha de caducidad, la élite bankster (mafia bancaria) son muy conscientes de este hecho – y se están adaptando.

El capitalismo es un vehículo que ayudó a llevar a los banksters al poder absoluto, pero no tienen más lealtad a ese sistema que la que ellos tienen a un lugar, o a nada ni a nadie. Como se mencionó anteriormente, piensan a escala global, con países y poblaciones como peones. Ellos definen qué es el dinero y lo emiten, al igual que el banquero en un juego de Monopoly. También pueden hacer un juego nuevo con un nuevo tipo de dinero. Durante mucho tiempo han superado cualquier necesidad de contar con un sistema económico en particular con el fin de mantener su poder.El capitalismo fue útil en una era de rápido crecimiento. En una era de no-crecimiento, un juego diferente está siendo preparado.

Por lo tanto, al capitalismo no se le ha permitido morir de muerte natural. En su lugar, fue derribado por una demolición controlada. En primer lugar, fue puesto en un sistema de soporte de vida, como se mencionó anteriormente, con la globalización, la privatización, los mercados de divisas, etc Entonces le fue inyectada la eutanasia con una droga mortal, en forma de burbujas inmobiliarias y derivados tóxicos. Por último, el Banco de Pagos Internacionales (BIS) en Basilea – el banco central de los bancos centrales – tiró del enchufe en el sistema de soporte de vida: se declaró el ‘mark-to-market rule ‘, lo que hizo que todos los bancos que tenían riesgo instantáneamente fueran insolventes, aunque se tarda un tiempo en hacerse evidente. Cada paso en este proceso fue cuidadosamente planificado y gestionado por la camarilla del banco central.

El Fin de la Soberanía – Restaurando el Antiguo Régimen

Al igual que el colapso financiero fue manejado cuidadosamente, así como el escenario post-colapso, con sus programas de rescate suicidas. Los presupuestos nacionales ya estaban ahogados, ya que ciertamente no tenían reservas disponibles para salvar a los bancos insolventes. Por lo tanto los compromisos de rescate ascendían a nada más que la asunción de nuevas deudas astronómicas por los gobiernos. Con el fin de atender los compromisos de rescate, ¡el dinero tendría que ser pedido prestado desde el mismo sistema financiero que estaba siendo rescatado!

No es que los bancos fueran demasiado grandes para quebrar, más bien los banksters eran demasiado poderosos como para fracasar: hicieron a los políticos una oferta que no podía rechazar. En los EE.UU., dijeron al Congreso que sin rescates habría ley marcial a la mañana siguiente. En Irlanda, les dijeron a los ministros que habría un caos financiero y disturbios en las calles. De hecho, como Islandia demostrado, la manera sensata de hacer frente a los bancos insolventes fue con un proceso ordenado de quiebra.

El efecto de los rescates bajo coacción era transferir la insolvencia de los bancos a los tesoros nacionales. Las deudas bancarias fueron transformadas en deuda pública y en déficits presupuestarios. Ahora, bastante predeciblemente, son las naciones las que están buscando los rescates, y esos rescates vienen con condiciones. En lugar de ir a los bancos a la quiebra, las naciones van a la quiebra.

En su libro  Confessions of an Economic Hit Man (Confesiones de un Sicario Económico) , John Perkins explica cómo el tercer mundo ha sido coaccionado durante las últimas décadas – a través de la presión y trucos de diversos tipos – en la esclavitud de la deuda perpetua. Por diseño, las deudas no se pueden repagar. En cambio, las deudas deben ser periódicamente refinanciadas, y cada vuelta de refinanciación entierra al país más profundamente en la deuda – y obliga al país a someterse a los dictados del FMI incluso más drásticamente. Con el colapso financiero orquestado, y la estafa “demasiado grandes para quebrar”, los banksters ya han cruzado el Rubicón: la agenda del sicario está ahora operando aquí en el primer mundo.

En la UE (Unión Europea), la primera ronda de naciones a derribar serán los llamados PIGS  – Portugal, Irlanda, Grecia y España. La ficción de que los PIGS pueden hacer frente a los rescates, se basa en la suposición de que la era del crecimiento ilimitado se reanudará. Como los propios banqueros saben muy bien, sencillamente eso no va a suceder. Finalmente los PIGS se verán forzados a la quiebra, y luego el resto de la UE quebrará también, todo es parte de un proyecto de demolición controlada.

Cuando una nación sucumbe a la esclavitud de la deuda, deja de ser una nación soberana, gobernada por algún tipo de proceso político interno. En su lugar, está bajo el control de los dictados del FMI. Como hemos visto en el tercer mundo, y está sucediendo ahora en Europa, estos dictados son todos acerca de la austeridad y privatización. Las funciones del gobierno son eliminadas o privatizadas, y los activos nacionales son vendidos. Poco a poco – de nuevo una demolición controlada – el estado-nación es desmantelado. Al final, las principales funciones que le quedan a los gobiernos son la represión policial de su propia población, y la recaudación de impuestos para ser entregados a los banksters.

De hecho, el desmantelamiento del Estado-nación comenzó mucho antes del colapso financiero de 2008. En los EE.UU. y Gran Bretaña, se inició en 1980, con Reagan y Thatcher. En Europa, se inició en 1988, con el Tratado de Maastricht. La globalización aceleró el proceso de desmantelamiento, con la exportación de puestos de trabajo e industrias, programas de privatización, acuerdos de ‘libre comercio’ y el establecimiento de la desregulación por la Organización Mundial del Comercio (OMC). Los acontecimientos ocurridos desde 2008 han permitido la rápida aceleración de un proceso que ya estaba en marcha.

Con el colapso, los rescates, y el fracaso total para perseguir cualquier tipo de programa de recuperación efectivo, las señales son muy claras: el sistema colapsará totalmente, allanando así el terreno para una “solución” pre-construida. A medida que los Estados-nación están siendo desmantelados, un nuevo régimen de gobierno global está siendo establecido para reemplazarlo. Como podemos ver en la OMC, el FMI, el Banco Mundial y las demás piezas del embrionario gobierno mundial, el nuevo sistema global no hará pretensiones de representación popular o proceso democrático. El Gobierno será mediante autocráticas burocracias globales, las cuales recibirán sus órdenes, directa o indirectamente, de la camarilla bankster.

En su libro, The Globalization of Poverty (La Globalización de la Pobreza) , Michel Chossudovsky explica cómo la globalización, y las acciones del FMI, crearon una pobreza masiva en todo el tercer mundo en las últimas décadas. Como podemos ver, con el dramático énfasis en la austeridad tras el colapso y los rescates, este proyecto de creación de pobreza ha cruzado el Rubicón. En este nuevo sistema mundial no habrá ninguna clase media próspera. En efecto, el nuevo régimen se parecen mucho a los viejos tiempos de la realeza y la servidumbre (el antiguo régimen ). Los banqueros son la nueva familia real, con el mundo entero como su dominio. Los tecnócratas que dirigen las burocracias globales, y los mandarines que se presentan como políticos en las naciones residuales, son la clase alta privilegiada. El resto de nosotros, la inmensa mayoría, nos encontraremos en el papel de los siervos empobrecidos – si tenemos la suerte de ser uno de los supervivientes del proceso de colapso.

Los estadounidenses se indignarían si tropas de la ONU entraran en Los Angeles para restaurar el orden, mañana ellos estarán agradecidos. Esto es especialmente cierto si se les dijera que había una amenaza exterior del más allá, ya sea real o promulgada, que amenazara nuestra misma existencia. Es entonces que todos los pueblos del mundo suplicaran a los líderes mundiales para librarlos de este mal. La única cosa que todo hombre teme es lo desconocido. Cuando presentemos este escenario, renunciarán a sus derechos individuales voluntariamente a cambio de la garantía de su bienestar que les será garantizada por su gobierno mundial.
– Henry Kissinger hablando en Evian, Francia, 21 de mayo reunión de 1992 Reunión Bilderberg

El Fin de la Libertad – El Estado Policial Global

Durante las últimas cuatro décadas, desde 1970, hemos estado experimentando un proceso de cambio de régimen, de un viejo sistema global a un nuevo sistema global. En el antiguo sistema, las naciones del primer mundo eran relativamente democráticas y prósperas, mientras que el tercer mundo sufría bajo la tiranía de la policía estatal, la pobreza masiva, e imperialismo (explotación por potencias externas). Como se mencionó anteriormente, el proceso de transición se ha caracterizado por ‘cruzar el Rubicón’ – la introducción de políticas y prácticas en el primer mundo, que antes se limitaban, en su mayor parte, para el tercer mundo.

Así, la esclavitud por deuda al FMI cruzó el Rubicón, posibilitado por el timo colapso-rescate. A su vez, la pobreza masiva está cruzando ese mismo Rubicón, debido a medidas de austeridad impuestas por el FMI, con sus nuevos poderes de posesión de bonos. El imperialismo también está cruzando el Rubicón, ya que el primer mundo está bajo el control de la explotación de los banqueros y sus burocracias, un nexo de poder que es externo a todas las identidades nacionales. Como era de esperar, la tiranía policía estatal también está cruzando el Rubicón: la imposición de niveles de pobreza del Tercer Mundo requiere métodos de represión del tercer mundo.

El movimiento antiglobalización puede ser tomado como el inicio de la resistencia popular al proceso de cambio de régimen. Del mismo modo, la respuesta de la policía a los Seattle a las manifestaciones anti-globalización, en Noviembre de 1999, se puede tomar como el ‘cruce del Rubicón’ de la tiranía de la policía estatal. La violencia excesiva y arbitraria de esa respuesta – incluyendo cosas tales como rociar a los ojos de la gente gas pimienta- no tenía precedentes contra manifestantes no violentos en una nación del primer mundo.

Irónicamente, esa respuesta policial, en particular fue ampliamente divulgada, y en realidad fortaleció el movimiento anti-globalización. Cuando las manifestaciones crecieron en tamaño y fuerza, la respuesta de la policía creció volviéndose aún más violenta. Un punto culminante de este tipo fue alcanzado en Génova, en Julio de 2001, cuando los niveles de violencia por ambas partes comenzaron a parecerse casi a una guerra de guerrillas.

En esos días el movimiento antiglobalización dominaba las páginas de la prensa y noticias internacionales, y la oposición a la globalización alcanzaba proporciones masivas. El movimiento visible era sólo la punta de un iceberg anti-sistémica. En un sentido muy real, el sentimiento popular general en el primer mundo comenzaba a tomar un giro radical. Los líderes del movimiento estaban pensando en términos de un movimiento anticapitalista . Había una volatilidad política en el aire, la sensación de que, sólo tal vez, posiblemente, el sentimiento popular ilustrado  podría tener éxito en cambiar el curso de los acontecimientos.

Todo eso cambió el 11 de Septiembre de 2001, el día en que las torres fueron derribadas (¿demolidas?). El movimiento anti-globalización, junto con la propia globalización, desaparecieron casi totalmente de la conciencia pública en ese día fatídico. De repente, se trataba de un totalmente nuevo escenario global, un nuevo circo mediático – con un nuevo enemigo, y un nuevo tipo de guerra, una guerra sin fin, una guerra contra fantasmas, una guerra contra el “terrorismo”.

Anteriormente vimos cómo el colapso financiero orquestado de Septiembre de 2008 ha permitido ciertos proyectos en curso para ser rápidamente acelerados, como el desmantelamiento de la soberanía, y la imposición de la austeridad. Del mismo modo, los acontecimientos de Septiembre de 2001 permitió a ciertos proyectos en curso acelerarse en gran medida, como el abandono de las libertades civiles y el derecho internacional.

Antes de que las torres hubieran incluso caído, la ‘Patriot Act’ (Acta Patriótica) ya había sido redactada, proclamando en términos inequívocos que el estado policial estaba aquí (en EE.UU.) en vigor y aquí para quedarse – la Declaración de Derechos quedaba anulada y sin valor. En poco tiempo, similar legislación ‘anti-terrorista’  ha sido adoptada en todo el primer mundo. Si algún movimiento anti-sistema fueron a plantar cara de nuevo en el primer mundo (como lo hizo, por ejemplo, recientemente en Grecia), los poderes arbitrarios de la policía podrían ser ejercidos – tantas veces como sea necesario – para acabar con la resistencia. A ningún movimiento popular le deberá ser permitido hacer descarrilar el cambio de régimen diseñado por los banksters. El movimiento anti-globalización ha de ser acallado: ‘Esto es a lo que la democracia real se parece’. Con el 9/11, los banqueros respondieron: “Esto es a lo que de verdad se parece la opresión”.

Los eventos del 9/11 condujeron directamente a las invasiones de Irak y Afganistán, y en general ayudaron a crear un clima en el que las invasiones de naciones soberanas podría ser fácilmente justificada, con una excusa u otra. El derecho internacional fue completamente abandonado al igual que las libertades civiles. Así como fue rescindida toda restricción para las intervenciones policiales domésticas (dentro de un país), también fue rescindida toda restricción para las intervenciones militares geopolíticas. Nada iba a interponerse en el camino del cambio de régimen de la agenda de los banksters.

La era tecnotrónica involucra la aparición gradual de una sociedad más controlada … dominada por una élite no restringida por los valores tradicionales … esta elite no dudara en lograr sus fines políticos utilizando las últimas técnicas modernas para influir en el comportamiento del público … La persistente crisis social, el surgimiento de una personalidad carismática, y la explotación de los medios de comunicación para obtener la confianza pública serán los peldaños en la transformación gradual de los Estados Unidos en una sociedad altamente controlada … Además, podría ser posible – y tentador – explotar para propósitos políticos estratégicos los frutos de la investigación sobre el cerebro y el comportamiento humano.
– Zbigniew Brzezinski,  Between Two Ages: America’s Role in the Technetronic Era (Entre Dos Eras: El papel de Estados Unidos en la era Tecnotrónica) , 1970

La Era Post-Capitalista – Nuevos Mitos para una Nueva Cultura

2012 puede no ser la fecha exacta, pero es difícil ver que el final del juego sea mucho más allá de este – y los amos del universo aman el simbolismo, al igual que con el 911 (tanto en Chile como en Manhattan), el KLA 007 (007 Con licencia para matar), y otros. 2012 está cargado de simbolismo, por ejemplo, el Calendario Maya, e Internet es un hervidero de diversas profecías relacionadas con 2012-, estrategias de supervivencia, anticipadas intervenciones extraterrestres, etc. Y luego está la película de Hollywood,  2012 , que explícitamente retrata la desaparición de la mayor parte de la humanidad, y la pre-planeada salvación de unos pocos elegidos. Uno nunca sabe con las producciones de Hollywood, lo que es fantasía escapista, y lo que está destinado a preparar a la opinión pública simbólicamente para lo que está por venir.

Cualquiera que sea la fecha exacta, todos los hilos se juntaran, geopolíticamente y domésticamente (cada país) , y el mundo cambiará. Será una nueva era, al igual que el capitalismo fue una nueva era después de la aristocracia, y las Eras Oscuras la Alta Edad Media siguió a la era del Imperio Romano. Cada época tiene su propia estructura, su propia economía, sus propias formas sociales, y su propia mitología. Estas cosas deben relacionarse entre sí con coherencia, y su naturaleza se deriva de las relaciones de poder y las circunstancias económicas fundamentales del sistema.

Cada vez que hay un cambio de era, la era anterior es siempre demonizada en una nueva mitología. En la historia del Jardín del Edén la serpiente es demonizada – un símbolo reverenciado en el paganismo, el predecesor del monoteísmo. Con el surgimiento de los Estados nacionales europeos, la Iglesia Católica fue demonizada, y se introdujo el Protestantismo. Cuando llegaron las repúblicas, la satanización de los monarcas fue una parte importante del proceso. En el mundo post-2012, la democracia y y la soberanía nacional serán demonizadas. Esto será muy importante, para conseguir que la gente acepte un régimen totalitario arbitrario …

En aquellos terribles oscuros días, antes de la bendita unificación de la humanidad , la anarquía reinaba en el mundo. Cada nación atacando a otra, no eran mejores que los depredadores en su hábitat natural. Las naciones no tenían cohesión a largo plazo; los votantes se columpiaban de un partido a otro, manteniendo los gobiernos siempre en transición y confusión. ¿Cómo alguien alguna vez pensó que las masas de gente semi-educada  podía gobernarse a sí misma, y dirigir una sociedad compleja? La democracia era un experimento mal concebido que condujo solo a la corrupción y la gobernanza caótica. Qué suerte tenemos de estar en este mundo bien ordenado, donde la humanidad finalmente ha crecido, y aquellos que tienen la mejor experiencia toman las decisiones para el mundo entero.

El capitalismo trata sobre el crecimiento, el progreso y el cambio. Bajo el capitalismo las virtudes de la  ambición, la iniciativa y la competitividad son elogiadas, porque esas virtudes sirven la dinámica del capitalismo. La gente es alentada a acumular cada vez más, y nunca estar satisfechos con lo que tienen. Bajo el capitalismo, la gente tiene que tener un poco de libertad, y un poco de prosperidad, de modo que la dinámica del capitalismo pueda funcionar. Sin un poco de libertad, la ambición no puede ser perseguida, sin un poco de prosperidad, como no podría la acumulación ser perseguida? En el mundo post-capitalista, las virtudes capitalistas serán demonizados. Esto será muy importante, para conseguir que la gente acepte la pobreza y el control estricto …

La persecución del dinero es la raíz de todo mal, y el sistema capitalista era inherentemente corrupto y despilfarrador. La anarquía reinaba en el mercado, cuando las empresas  persiguían ciegamente el lucro, sin preocuparse por las necesidades humanas o por la Tierra. Cuánto más razonable son nuestras brigadas de producción, produciendo sólo lo que se necesita, y usando sólo lo que es sostenible. El capitalismo alienta la codicia y el consumo; la gente luchaba por competir unos con otros, para “salir adelante” en una carrera de ratas. Cuánto más sabios somos ahora, viviendo dentro de nuestras cuotas de racionamiento, y aceptando nuestras responsabilidades asignadas, cualesquiera que sean, en el servicio a la humanidad.

En este cambio de régimen, marcando el comienzo de la era post-capitalista, estamos viendo una orquestación consciente de la mitología económica, política, y geopolítica  –  un proyecto coordinado. Toda una nueva realidad se está creando, toda una nueva cultura global. Cuando se llega a esto, la capacidad de transformar la cultura es la definitiva forma del poder. En sólo una generación, una nueva cultura se convierte en “así son las cosas”.¿Y cómo, podríamos preguntarnos, podemos interponernos en el camino de las manipulaciones futuras del régimen cultural que la familia real bankster podría contemplar?

Desde que se introdujo la educación pública, el Estado y la familia han competido para controlar el condicionamiento infantil – y es en la infancia cuando la cultura es transmitida a la siguiente generación. En la microgestión postcapitalista futura, lo más probable será ver la ‘solución final’ del control social, que será la monopolización por el estado de la que crianza de los hijos. Esto eliminaría de la sociedad el vínculo entre padres e hijos, y por lo tanto, los lazos relacionados con la familia en general. Ya no existirá un concepto de parientes, solo compañeros miembros de la colmena. La familia debe ser demonizada. Actualmente, aquí en Irlanda, hay anuncios diarios de televisión dramatizar la difícil situación de los niños que están siendo abusados ​​o descuidados por sus padres …

Qué terroríficos eran los viejos tiempos, cuando las parejas tenían control total sobre sus vulnerables hijos, tras puertas cerradas, con sus desconocidas neurosis, adicciones, o cualesquiera perversiones que poseyeran los padres. ¿Cómo este vestigio de esclavitud patriarcal, este seguro antro de abuso de menores, continuo existiendo tanto tiempo, y no era reconocido por lo que era? Cuánto mejor estamos ahora, con niños siendo criados científicamente, por personal capacitado, donde se les enseña disciplina y sanos valores.

Fuente aquí.

Anuncios

2 comentarios

  1. Excelente radiografía del caos mundial.
    Felicitaciones por la investigación periodística.

  2. […] El Plan de la Élite para un Nuevo Orden Social Mundial […]


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s