Las misteriosas Piedras Guía de Georgia

Un misterioso hombre miembro de una sociedad secreta manda a construir el “Stonehenge de Estados Unidos”, un enorme monumento con instrucciones para una nueva humanidad erigido en un pequeño pueblo de Georgia, y luego desaparece.

Las construcciones enigmáticas, pirámides o templos de significados cósmicos, parecen pertenecer a otra era y a otra geografía, Egipto o Yucatán, por decir algo. Pero un extraño monumento construido en un pueblo de Georgia en 1980 parece tener algunas de las propiedades misteriosas que hacen que cientos de personas se pregunten por su origen y elaboren teorías conspiratorias sobre su significado.Las Guías de Piedra de Georgia (Georgia Guidestones), una especie de manual de granito para una era post-apocalíptica (o “El Stonhenge de Estados Unidos”) podría tratarse del monumento más controvertido en la actualidad.

La historia conocida de las Georgia Guidestones comenzó en 1979 cuando un elegante forastero de entre 70 y 80 años llegó al pueblo de Edelton, Georgia, la capital de granito del mundo. Se presentó a las oficinas del Elberton Granite Finishing para solicitar la construcción de un masivo monumento. Dijo llamarse Robet C. Christian y ser representante de un “pequeño grupo de leales estadounidenses”. El monumento que tenía en mente serviría como compás, calendario y reloj, se ajustaría a precisas coordenadas astronómicas y sería capaz de resistir una catástrofe mundial. El presidente de la compañía de granito, Joe Fendley, uno de los únicos dos hombres que trataron con Christian, al escuchar las proporciones del monumento, que requeriría piedras más grandes de las que jamás se habían cortado en Elberton, pensó que se trataba de una broma o de un delirio.

Fendely, en ese tenor, le mencionó al extraño un precio exorbitante en espera de que éste se desalentara y se fuera. Christian sólo contestó que cuanto tiempo tardaría. Fendley le dijo que por lo menos 6 meses pero que necesitaba comprobar que podía pagar tal empresa. Christian le pidió que lo llevara con un banquero de confianza. Wyatt Martin fue el elegido.


Martin, el único otro hombre con el cual tuvo contacto Robert C. Christian, relata que Fendley le habló diciendo “hay un loco aquí que quiere construir un monumento”, lo cual le hizo dudar, pero cuando conoció a Christian y vio sus vestimentas elegantes y su sofisticada educación empezó a escuchar lo que le decía.Martin le dijo que necesitaba saber el nombre verdadero de Christian para respaldar la operación. Este accedió logrando que Martin prometiera que nunca revelaría su nombre verdadero, algo que hasta la fecha no ha hecho. Christian le dijo que le mandaría el dinero de diferentes cuentas bancarias para que no lo pudieran rastrear. Luego contrató una avioneta para definir la ubicación del monumento y antes de irse del pueblo se reunió con Fendley, al que le dejó en una caja de zapatos un documento con todas las especificaciones del proyecto, y nunca más volvió. Su única comunicación fue por correo con el banquero Martin.

El “Stonhenge de Estados Unidos” consta de inscripciones en 8 de los idiomas más representativos del planeta (inglés, español, ruso, chino, árabe, hebreo, hindi y swahili). Además de una especie de misión del monumento que dice “QUE ESTAS PIEDRAS SEAN GUÍAS PARA UNA EDAD DE RAZÓN” inscrito en jeroglíficos egipcios, griego clásico, sánscrito y escritura cuneiforme babilónica.

Para las especificaciones astronómicas, Fendley tuvo que contratar a un astrónomo de la Universidad de Georgia. Las cuatro piedras del perímetro externo están orientadas en base a los límites del curso solar. La columna central esta calibrada para que la estrella polar sea visible a todas horas y un espacio que se alinea con la posición del sol en el amanecer de los solsticios y equinoccios. El principal componente de la piedra central tiene una apertura de 7-8 pulgadas que a través de ésta pasa un rayo de sol al mediodía el cual brilla en otra piedra indicando el día del año. La construcción pesa más de mil toneladas.

Cuando el monumento fue desvelado en marzo de 1980, Fendley se convirtió en el habitante más famoso de Elberton; al acto asistió el congresista local y poco después el monumento se convirtió en una atracción turística. Al mismo tiempo que empezó el aura de misterio que acompaña a las piedras del monumento. Los ciudadanos se empezaron a preguntarse por quienes había realizado tal empresa. Fendley y Martin tuvieron que someterse a un detector de mentiras para compobar que ellos estaban detrás del proyecto. Sin embargo, no se dio a conocer quien lo había financiado.

La controversia fue alimentada por los mensajes inscritos en las piedras:

MANTENER LA HUMANIDAD A MENOS DE 500.000.000 EN PERPETUO EQUILIBRIO CON LA NATURALEZA

GUIAR SABIAMENTE LA REPRODUCCIÓN, MEJORANDO LA CONDICIÓN Y DIVERSIDAD DE LA HUMANIDAD

UNIR LA HUMANIDAD CON UNA NUEVA LENGUA VIVIENTE

GOBERNAR LA PASIÓN, LA FE, LA TRADICIÓN Y TODAS LAS COSAS CON LA RAZÓN TEMPLADA

PROTEGER A LOS PUEBLOS Y A LAS NACIONES CON LEYES IMPARCIALES Y TRIBUNALES JUSTOS

PERMITIR A TODAS LAS NACIONES QUE SE GOBIERNEN INTERNAMENTE RESOLVIENDO LAS DISPUTAS EXTERNAS EN UN TRIBUNAL MUNDIAL

EVITAR LEYES MEZQUINAS Y FUNCIONARIOS INÚTILES

BALANCEAR LOS DERECHOS PERSONALES CON LAS OBLIGACIONES SOCIALES

VALORAR LA VERDAD, LA BELLEZA, EL AMOR, BUSCANDO LA ARMONÍA CON EL INFINITO

NO SER UN CÁNCER EN LA TIERRA, DEJARLE ESPACIO A LA NATURALEZA, DEJARLE ESPACIO A LA NATURALEZA

A pocos metros al oeste del monumento, existe una losa de piedra que tiene una descripción y ofrece detalles acerca del conjunto megalítico. Se observa que la estructura fue erigida el 22 de marzo de 1980, fecha del equinoccio de primavera (adoración pagana y ocultista al Sol y a las estrellas).

Y junto a la fecha, se revelan otros datos y características astronómicas, de peso, medidas y otras. También se habla de que enterrada bajo esta estela descriptiva de piedra se halla una cápsula de tiempo, pero no se indica cuando y quienes tienen que abrirla. Se supone que dichas instrucciones secretas las custodian los propios patrocinadores y diseñadores.

El ministro local, James Travestand, pronosticó que el sitio se llenaría de ocultistas y que un día se realizaría ahí un sacrificio. Charly Clamp uno de los trabajadores (soundblaster) del monumento encargado de perforar más de 4 mil carácteres en las piedras, dijo que durante sus labores de inscripción había escuchado “voces fragmentadas” y una “música rara”. Yoko Ono contribuyó a un album tributo a John Cage con una canción “Georgia Stone” en la que citaba la última de las diez inscripciones “No sean un cáncer en la tierra, dejen espacio a la naturaleza, dejen espacio a la naturaleza”.

En el 2005, Mark Dice, autor del Resistence Manifest pidió que las piedras fueran demolidas porque tenían un profundo origen satánico. Según Dice, Christian era miembro de una sociedad secreta elite que “planea desarrollar tecnología para extender su vida y evitar el proceso de envejecimiento y que teme que, con el nivel de población de la Tierra, las masas se acaben los recursos naturales que quieren para si mismos”.

Jay Weidner, estudiosos de las sociedades secretas, considera que el nombre R.C. Christian es un homenaje al legendario fundador de los rosacruces, hermano C.R.C, más tarde conocido como Christian Rosenkreuz. Según Wiedner los rosacruces han estado pasando por generaciones el conocimiento de un ciclo solar que tiene su climax cada 13 mil años, momento en el que tormentas de la masa coronal del sol supuestamente destruirían el mundo. Fecha que podría coincidir con el fin del calendario maya. Mientras tanto, según Wiedner, la oscura organización detrás de las Piedras de Georgia orquesta un caos planetario, el cual tiene como sus últimas manifestaciones la crisis financiera global y el brote del virus de la gripe porcina.

Otros hacen la inevitable referencia pop, y hablan de que las Georgia Guidestones, son una especie de monólito, a la Odisea Espacial 2001, que emite frecuencias para activar la conciencia del ser humano.

Al preguntársele al banquero Martin que piensa de todo esto dice que le gustaría decirles a las personas la verdad, pero que no puede, porque prometió llevarse el secreto a la tumba y dice lo que le dijo el mismo R.C. Christian, sobre la naturaleza de los misterios, cuando alguna vez le preguntó sobre la organización que representaba, citando a Henry James, refiriéndose a Stonehenge:

Le puedes hacer cien preguntas a estos gigantes cincelados mientras se inclinan en oscura contemplación de sus compañeros caídos, pero tu curiosidad se desmorona en la vasta quietud solar que los envuelve.

Fuente aquí.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s